Rebajan la petición de prisión a la mujer que forzó un aterrizaje al romperse cilindros de cocaína que había ingerido

Juicio celerado este miércoles
EUROPA PRESS
Publicado 09/01/2019 16:10:43CET

   La mujer ha asegurado que aceptó el transporte de la droga para pagar una "deuda" a una persona que además "amenazó" la vida de su hijo de dos años

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Ministerio Fiscal ha rebajado de 5 a 3 años la pena de prisión solicitada para una mujer que obligó a un aterrizaje de emergencia en Santiago de Compostela de un avión, que realizaba el trayecto entre la República Dominicana y Milán, al quedarse inconsciente cuando le explotó uno de los más de 50 cilindros con cocaína que transportaba en su estómago.

   El juicio, celebrado en la sección sexta de la sede en Santiago de la Audiencia Provincial de A Coruña, ha quedado visto para sentencia. En sus conclusiones finales el Fiscal ha rebajado la petición de pena de prisión tras la confesión de los hechos por parte de la acusada, teniendo en cuenta la situación "individual" que relató en el juicio y ante el atenuante de drogadicción.

   En cuanto a la multa de 110.653,60 euros que solicitaba por el delito contra la salud pública, ha pedido, en caso de impago, su responsabilidad personal subsidiaria de seis meses.

   El abogado defensor, José María Gómez, pidió en cambio la reducción de la pena a seis meses de prisión y la puesta en libertad provisional de la mujer. En declaraciones a los medios de comunicación tras la celebración del juicio, ha señalado que la mujer es una "víctima de las redes de narcotráfico internacional" y "el último eslabón de la cadena".

TRANSPORTE PARA PAGAR UNA DEUDA Y "AMENAZAS" CONTRA SU HIJO

   En su declaración, la mujer, LM.H.T., de 23 años y origen dominicano aunque de nacionalidad italiana, ha admitido los hechos. Ha explicado que trabajaba en la prostitución desde hacía años y que aceptó realizar el transporte para una persona a la que "debía dinero", debido a que era consumidora de cocaína.

   Su consumo, según ha relatado, se situaba en torno a 2 grados o dos gramos y medio al día. El perito judicial ha determinado que se trataba de un "consumo esporádico", aunque sin poner en duda que cuando consumía lo hiciese en esas cantidades.

   La mujer, que había rechazado declarar hasta en dos ocasiones anteriores, ha asegurado que lo hizo porque "tenía miedo" y que la persona para la que hizo el transporte había "amenazado" la vida de su hijo, de dos años y medio de edad, que vive en la República Dominicana con su madre.

   Los hechos se habían producido el 12 de agosto, cuando el vuelo que cubría el trayecto directo entre República Dominicana y Milán tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Aeropuerto de Lavacolla, debido a que la mujer estaba inconsciente.

   Una vez en tierra, fue trasladada al Hospital Clínico de Santiago. Según ha confirmado en la vista judicial el cirujano que la intervino, en el TAC que se le practicó en el centro médico se comprobó que había "cuerpos extraños" en el estómago, el intestino y en la vagina, por lo que fue operada de urgencia, ante el "riesgo vital" que existía.

   En la intervención se le extrajeron 55 cilindros de cocaína, de los que uno ya estaba fragmentado, con un peso total de 616,607 gramos, que alcanzarían en el mercado un valor superior a los 52.000 euros. El grado de pureza de la droga era del 63,21%.

   Además, los policías que acudieron hasta el hospital, en donde permaneció varios días ingresada, recogieron los efectos de la paciente, entre ellos un bolso en cuyo interior se hallaron otros tres cilindros con casi 35 gramos de cocaína, con un valor cercano a los 3.000 euros. La mujer ha explicado en el juicio que estas tres dosis las había expulsado en el avión.

EL ABOGADO ASEGURA QUE LA AUDIENCIA CARECÍA DE JURISDICCIÓN

   El abogado expuso al inicio de la vista que la Audiencia Provincial carecía de jurisdicción para juzgar el caso, al entender que el delito contra la salud pública no se había producido en España, debido a que el avión realizaba el trayecto directo hacia Milán y la mujer se quedó inconsciente en el vuelo en una zona que no se puede determinar que estuviese en territorio español, al desconocerse las coordinadas exactas.

   En todo caso, y después de que la Sala rechazase la petición del abogado, en sus conclusiones finales ha solicitado que se tuviese en cuenta el atenuante de confesión, las consecuencias "tan gravosas" de los hechos que pusieron en riesgo la vida de la mujer y sus circunstancias personales.

   Por este motivo, ha solicitado que se rebajase la pena a 6 meses de prisión, que no cumpliría por haber permanecido ya este tiempo en la cárcel tras su arresto.

   La acusada ha estado privada de libertad por esta causa desde el 14 de agosto del pasado año, como detenida, y desde el 17 de agosto como presa preventiva.

Contador