Una veintena de afectados por las preferentes se concentra en Ourense para seguir con la reclamación de "soluciones"

Actualizado 18/12/2012 14:41:30 CET

Solicitan que se continúe con la vía del arbitraje para tratar de "resolver" la "mayor parte de los casos" que sea "posible"

OURENSE, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una veintena de afectados por las preferentes se ha concentrado en la mañana de este martes ante la sucursal de Novagalicia Banco del Parque de San Lázaro de la ciudad de Ourense para seguir reclamando "soluciones".

Coreando consignas como "aquí está la cueva de Ali Babá" o "manos arriba, esto es un atraco" los afectados lograron entrar en la entidad ataviados con camisetas reivindicativas con el objetivo de llamar la atención sobre la "necesidad" de "resolver" su situación".

La portavoz de la Plataforma de Afectados en Ourense, Diana Pérez, ha señalado que la situación actual en la que se encuentran los afectados sigue estando "como hace un mes" con una "incertidumbre total".

De hecho, apuntó que los delegados territoriales de la entidad bancaria les informaron de que el arbitraje "se acabaría este mes" y que tendría lugar el "canje" de las preferentes y subordinadas que significa que cambiarían los productos que les "dieron de forma engañosa" por "acciones que no cotizan en bolsa y unos bonos de tesorería".

UN PAPEL

Diana Pérez explicó que "al fin y al cabo" esto "significa" que les "van a dar un papel" que no se va a poder cambiar por "dinero en efectivo", por lo que "la gente está desesperada".

En este sentido, solicitan que "se continúa con la vía del arbitraje" porque sería un agravio comparativo con los 10.000 casos que hasta la fecha sí se han resuelto por esta vía" y que "intenten resolver la mayor parte de los casos de los ahorradores".

La portavoz de la plataforma señaló que la entidad afirma que "tienen las manos atadas" y que "quien manda es Bruselas", al tiempo que recordó que, aunque se dirigieron a la Xunta de Galicia y al ministro de Economía Luis de Guindos, "nadie" les ha "dado información". "Parece que no existimos", lamentan.