Villares sufre una derrota parcial en un bronco plenario que acrecenta la división interna de En Marea

Plenario de En Marea del 27 de octubre
EN MAREA
Publicado 27/10/2018 22:57:28CET

   Solo la disparidad de criterio sobre el modelo de primarias evita que todas las tesis defendidas por los críticos salgan adelante

   SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El sector crítico agrupado en la denominada Mesa de la Confluencia ha impuesto gran parte de sus tesis sobre las de la dirección de En Marea que encabeza Luís Villares. Solo la disparidad de criterio entre los propios críticos sobre el sistema de las elecciones al Consello das Mareas han evitado que todas las enmiendas presentadas por la Mesa saliesen adelante en un bronco plenario que acrecenta la profunda división interna existente en el partido instrumental.

   En Marea escribió este sábado en la Facultade de Económicas un nuevo episodio en su corta historia. El plenario se presentaba como el pistoletazo de salida para el proceso de renovación interna que concluirá con las elecciones al Consello das Mareas, máximo órgano de dirección del partido instrumental.

   La cita de este sábado ha estado marcada por el enfrentamiento abierto entre los dos sectores que se disputarán los órganos de dirección en las elecciones internas que se celebrarán entre el 1 y el 3 de diciembre: por un lado, la dirección que encabeza Luís Villares y, por otro, el sector crítico agrupado en la Mesa de la Confluencia, en la que participan Anova, EU, Podemos y las mareas de Santiago, Ferrol y A Coruña, entre otras.

   El llamamiento efectuado por estos últimos a participar activamente en el partido instrumental surtió efecto y el de este sábado fue el plenario más multitudinario que En Marea ha celebrado hasta la fecha, con picos de 600 personas. No obstante, las principales referencias de las formaciones que integran la Mesa no acudieron a la cita, con la excepción de Anova (Antón Sánchez) y Compostela Aberta (Martiño Noriega), marea promotora de la iniciativa.

   El plenario se desarrolló bajo un clima de fuerte tensión que, incluso, obligó a suspender la sesión durante media hora cuando todavía se debatía el reglamento de la jornada. La interrupción se debió a la presencia de algunas personas que no habían formalizado su inscripción para participar en tiempo y forma. "Están intentando robar el plenario", llegó a exclamar la diputada de En Marea, Luca Chao, afín al sector crítico.

   Una vez reanudado, estos últimos, que en la primera votación se hicieron con el control con la mesa del plenario, logró sacar adelante la mayor parte de sus tesis, incluida el rechazo total a las tesis de la dirección para la estrategia política de En Marea a nivel estatal y la forma de concurrir a las elecciones europeas.

REGLAMENTO DE LAS PRIMARIAS

   Uno de los principales focos de atención de la jornada era la aprobación del reglamento para las elecciones de renovación del Consello. Finalmente, la propuesta de los críticos para ampliar el censo del proceso hasta el 23 de noviembre fue aprobada, pero no así la enmienda de la Mesa que pedía cambiar el sistema electoral a un modelo de listas abiertas y candidaturas individuales.

   Las diferencias en el propio seno del sector crítico sobre esta cuestión provocó que la enmienda decayese, por lo que el proceso electoral se llevará a cabo a través de un sistema de candidaturas cerradas, el mismo que se usó en las primeras y últimas elecciones al Consello, celebradas a principios de 2016 y que supusieron el germen de la división interna que este sábado ha vivido uno de sus puntos más álgidos.

   La apuesta por el modelo de listas cerradas ha sido interpretado como una victoria por el sector oficialista de Luís Villares, que en declaraciones al término del plenario aseguró que el sistema "proporcional" garantiza que el resultado de las votaciones sea "plural".

   Así las cosas, las elecciones al Consello se antojan clave en el futuro político de En Marea y, previsiblemente, marcarán un antes y un después en el rumbo del proyecto rupturista.

   Además, entre las enmiendas aprobadas a propuesta de la Mesa también figura suprimir gran parte de las incomptabilidades para optar a un puesto en el Consello y abrir la puerta a la creación de liberados, figura que no existe en la actualidad en el partido instrumental.

DIPUTADOS DEL CONGRESO

   Otra de las polémicas del día ha sido la negativa a rendir cuentas ante el plenario de los diputados de En Marea en el Congreso, que enviaron una carta en la que justificaban su decisión aludiendo a que su elección como parlamentarios se produjo bajo una candidatura de coalición electoral en las generales de junio de 2016, un mes antes de la constitución del partido instrumental.

   Tras la lectura de la misiva por parte de la mesa de moderación, la diputada en las Cortes Alexandra Fernández tomó la palabra "por responsabilidad" para, a título personal, criticar abiertamente la acción política de En Marea en Madrid que, según la de Anova, es "un satélite" del Grupo Confederal de Unidos Podemos en el que se integran.

   Fernández incidió en que "priman los intereses personales" en la labor en el Congreso, donde la agenda "está marcada por dos o tres personas que deciden lo que les conviene" e "insisten en apartarse de las decisiones colectivas".

   "Me indigna que tengamos la mayor representación de la historia de Galicia y que estemos perdiendo esa capacidad", ha remarcado Fernández, que ha asegurado que la negociación de los presupuestos es el "ejemplo más clave" de los "intereses personales" que priman sobre la acción de representación del sujeto político gallego.

   Minutos antes de conocerse la decisión adoptada por los parlamentarios, el histórico dirigente nacionalista, Xosé Manuel Beiras, volvió a lanzar reproches contra los cargos representativos que "reniegan" de En Marea, a los que acusa de "traicionar" a los votantes que les otorgaron "un cheque en blanco".

   Otra de las ausencias destacadas en el plenario de este sábado ha sido la del diputado en Madrid Antón Gómez-Reino, recientemente elegido secretario xeral de Podemos Galicia y que aseguró a lo largo de la campaña interna que participaría en el plenario de este sábado. Además, el de Podemos ostenta la portavocía de En Marea en el Congreso (cargo rotatorio), por lo que le correspondía a él dar voz a la rendición de cuentas.

REACCIONES AL PLENARIO

   El plenario de En Marea de este sábado ha tenido eco más allá de la Facultade de Económicas. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, que respaldó la candidatura de Gómez-Reino para liderar el partido en Galicia; publicó en la tarde noche del sábado un tuit escrito en gallego en el que felicitaba a los "compañeros" de En Marea.

   "Un saludo a los compañeros y compañeras de En Marea que hoy celebraron su plenario ampliando el camino de la unidad popular en Galicia. Así somos más fuertes. Seguimos construyendo el cambio político", reza el tuit de Iglesias.

   También en el otro lado del espectro político ha habido reacciones al cónclave del partido instrumental. La cuenta del PPdeG en la misma red social deseaba "mucha suerte" a Luís Villares en sus "retos profesionales lejos de la política".

   El magistrado lucense respondió al mensaje publicando una foto del ingreso en prisión del exvicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato y agradeciendo a los populares su "preocupación" por su futuro. "Seguro que pensáis que todos tienen que acabar como los vuestros", espetó el portavoz de En Marea.