España consigue mantener su cuota de merluza sur en 2019 y rompe con cuatro años de recortes

Pesca, barco, embarcación, mar, sector pesquero, costa
XUNTA
Publicado 19/12/2018 9:13:48CET

BRUSELAS / SANTIAGO DE COMPOSTELA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Pesca de la Unión Europea han cerrado, tras casi 17 horas de negociación, un acuerdo para el reparto de las posibilidades de pesca en 2019, que mantiene la cuota de este año para las capturas de merluza sur de la flota española, frente a la reducción del 14% que planteaba la Comisión Europea.

El consenso entre las capitales europeas ha llegado pocos minutos antes de las 3.00 horas de este miércoles, después de que los ministros del ramo reiniciaran los debates a las 10.00 horas del martes y, posteriormente, comenzasen las negociaciones bilaterales entre delegaciones nacionales y con el Ejecutivo comunitario.

En concreto, las posibilidades para la flota española de pesca de merluza en el Cantábrico y Golfo de Cádiz, de gran valor comercial, permanecerán en las 5.924 toneladas, el mismo nivel que en 2018, terminando así con cuatro años consecutivos de reducciones por su mal estado. A su vez, las capturas de esta especie en el Golfo de Vizcaya se incrementarán un 22,7%, hasta las 16.037 toneladas, mientras que su pesca en caladeros del Gran Sol crecerá un 27,5% (23.512 toneladas).

También aumentan las posibilidades de pesca de gallo en caladeros nacionales (+35%), aguas del Gran Sol (47,3%) y en el Golfo de Vizcaya (+40%), así como de jurel en el Cantábrico (+18%) y frente a aguas portuguesas y en el Golfo de Cádiz (+69,2%). El acuerdo también mantiene las posibilidades de pesca para anchoa o boquerón del Cantábrico (29.770 toneladas).

De la misma forma, se incrementará la cuota española de capturas de rape en aguas ibéricas (un 5,3%), pero se recortarán las posibilidades de pesca de esta especie en el Gran Sol (-1,5%) y en el Golfo de Vizcaya (-6,8%).

Por otro lado, la pesquería de cigala en el Cantábrico permanecerá cerrada en 2019 por tercer año consecutivo, aunque se podrán capturar 2.000 kilogramos de este stock con fines científicos. Las capturas de cigala en el Golfo de Cádiz y en aguas portuguesas, en cambio, aumentarán un 5,2%.

VALOR DE 503,8 MILLONES DE EUROS

Según las cifras aportadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, España ha obtenido cuotas de pesca por un valor de 503,8 millones de euros, una cifra que supone un incremento de 26 millones de euros o del 5% respecto a los cupos de este año.

"Mi conclusión global de este Consejo es que España ha obtenido un muy buen resultado de esta negociación para el año 2019", ha celebrado el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, en la rueda de prensa en la que ha detallado el acuerdo.

En su opinión, España "ha reafirmado su compromiso indiscutible" con la sostenibilidad de los recursos pesqueros, ya que "todas las poblaciones pesqueras de principal interés comercial para la flota española se van a explotar bajo el objetivo del Rendimiento Máximo Sostenible (RMS)" en 2019.

"Esto es un motivo de orgullo para España y un motivo de orgullo para nuestro sector pesquero, el auténtico protagonista de esta labor pionera desde el punto de vista de la sostenibilidad de las pesquerías y del conjunto de la política azul", ha defendido.

OBLIGACIÓN DE DESEMBARQUE

Una de las principales dificultades de los debates han sido las soluciones que los Veintiocho debían pactar para conseguir que la flota comunitaria pudiera desarrollar su actividad a pesar de la entrada en vigor el próximo 1 de enero de la obligación de desembarque, que prohíbe a los barcos devolver al mar las capturas no deseadas.

Con la aplicación de esta nueva norma, parte de la flota española, en especial el centenar de buques que faena en aguas del Gran Sol, corría el riesgo de tener amarrar ante la posibilidad de pescar especies para las que no dispone de cuota (llamadas 'especies de estrangulamiento').

El ministro ha explicado que el objetivo en este ámbito era conseguir que la prohibición de los descartes "en ningún caso" supusiera una "disminución" del esfuerzo pesquero, una meta que, a su juicio, se ha conseguido a través de una 'bolsa' de capturas accesorias a la que podrá recurrir España y de intercambios de especies con otros países.

En el primer caso, que afecta a cinco poblaciones (de bacalao, merlán y solla o platija), los Veintiocho han acordado crear un mecanismo según el cual los países con posibilidades de pesca pondrán a disposición obligatoriamente un 6% de sus cuotas a España y Países Bajos, que tendrán que ofrecer a cambio otra especie.

Además, con respecto a siete pesquerías para las que la flota española no tiene cuota y no están incluidas en las 'bolsas' de capturas accesorias (como lenguado o solla en determinados caladeros), se han acordado de manera bilateral con otras capitales intercambios de especies con el objetivo de garantizar la disponibilidad de cantidades que los barcos españoles necesitan para seguir con su actividad.