Actualizado 12/06/2007 16:46 CET

Pesca.- Armadores de Vigo atribuyen a una "falta administrativa" el apresamiento en Svalbard de un bacaladero

Niegan que haya "piratería, mientras el Ministerio de Pesca intercede para que Noruega levante la retención del 'Bahía de Guipúzcoa'

VIGO, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Cooperativa de Armadores de Vigo, José Antonio Suárez Llanos, afirmó hoy que la causa del apresamiento, por parte de la autoridades noruegas, del bacaladero 'Bahía de Guipúzcoa' --con puerto base en Pasajes (Guipúzcoa) aunque inscrito en ARVI-- se debe a una "falta administrativa" y negó la posibilidad de que se haya cometido "piratería o sobrepesca" en este buque, que actualmente permanece en el puerto noruego de Tromsoe a la espera de una nueva inspección.

En declaraciones a Europa Press, Suárez Llanos explicó que el pasado viernes se produjo el apresamiento en aguas internacionales del archipiélago noruego de las Svalbard, y, cuando se produjo al primera inspección a bordo, "se encontró que no se habían anotado las capturas de los dos últimos días", lo que, según estimó, son "entre 75 y 80 toneladas que en ningún caso suponen sobrepesca".

En este sentido, el representante de los armadores destacó que el bacaladero y su pareja, el 'Bahía de San Sebastián' --que no fue apresado-- tienen una cuota de de 1.200 toneladas, "de las que han pescado a penas el 10%". Sin embargo, destacó que tras la primera inspección, en aguas internacionales, las autoridades del país escandinavo "prefirieron volver a comprobar los datos en tierra", pro lo que la nave fue llevada a puerto.

Así, afirmó haber hablado con la armadora vasca Velapex, propietaria del barco y de su pareja, cuyos responsables le transmitieron que "esperan que hoy se solucione todo".

Suárez Llanos destacó que "la vía diplomática y del diálogo" será la más efectiva puesto que "se trata de un problema de interpretación de una norma entre dos estados", ya que Noruega reivindica para sí la competencia de arrestar y sancionar los buques en aguas de las Svalbard. Sin embargo, según el tratado de París, que considera estas aguas como internacionales, estas responsabilidades competen al país de pabellón del buque, en este caso, España.

En cuanto a la postura del país escandinavo, el representante de los armadores la atribuyó a "sus intereses internos" --que admitió desconocer "cuáles son"-- y afirmó que la flota gallega "es el 1% de la que faena en esas aguas, por lo que me parece sospechoso que los apresados sólo sean los gallegos", en referencia a anteriores casos como los tres bacaladeros de la armadora viguesa Transpesca.

Por ello, afirmó que "algo mediático hay" en este conflicto, dado que no se trata de un caso de sobrepesca, y recalcó su voluntad de que "esto se arregle de una vez por todas y por la vía diplomática"

CONTACTOS

Por su parte, el Ministerio de Pesca se han puesto en contacto "de forma verbal y escrita" con el Gobierno noruego, "a fin de ver cómo se pueda solucionar de forma amistosa" este conflicto, según confirmaron fuentes de este departamento a Europa Press, quienes corroboraron que el apresamiento se debió a una "incorrección" en el libro de capturas de la nave.

Recientemente, la Comisión de Agricultura y Pesca del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una proposición no de ley del BNG para que se establezca una negociación con carácter de Estado entre la Unión Europea, España y Noruega "para acabar con los apresamientos de barcos gallegos por parte de las autoridades noruegas" en las aguas internacionales de Svalbard.

En el pasado año también se apresaron los bacaladeros 'Arosa Quince', el 'Arosa Doce' y 'Arosa Nueve', de la empresa armadora viguesa Transpesca y que, tras ser abordados por las autoridades noruegas en aguas de las Svalbard, permanecieron alrededor de un mes en el puerto de Tromsoe.