Publicado 11/02/2015 20:36:58 +01:00CET

Pesca.- La Xunta estudia si recurre la sentencia de la UE que fija el método químico para detectar biotoxina en moluscos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Xunta de Galicia ha informado este miércoles que "está estudiando" la sentencia del Tribunal General de la Unión Europea en la que rechaza el recurso de España contra la implantación del método químico de detección de biotoxinas marinas en moluscos bivalvos, en lugar del método biológico. Así, el Gobierno gallego sopesa si es procedente recurrirla.

Al respecto, la Xunta ha emitido un comunicado en el que remarca que "siempre" sostuvo y "sigue sosteniendo" que el método químico "es más lento" y que "no aporta mayor seguridad para los consumidores".

Una cuestión que según el Gobierno gallego avala el Laboratorio Comunitario de Referencia de la UE, tras reconocer un fallo en el método químico. Por ello, ve que "tiene mayor nivel de incertidumbre y que además es más caro que el método del bioensayo, que es el que siempre empleó en Galicia para detectar la presencia de cualquier tipo de toxina".

Sin embargo, el fallo señala que el método químico protege más adecuadamente la salud de los consumidores y permite además reducir el número de ensayos con animales.

Por ello, la Consellería de Medio Rural e do Mar, a través del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar) está valorando la sentencia, aunque con todo, Galicia trabaja "intensamente" para equiparse adecuadamente --tras la instalación de un equipo instrumental LC-MS/MS-- y ha puesto a punto la técnica para el análisis de toxinas lipofílicas mediante este método, con cromatografía de líquidos con detector de espectrometría de masas.

SENTENCIA

España --en nombre de Galicia, que es una de las principales regiones productoras de moluscos bivalvos de Europa y del mundo-- recurrió este cambio de método alegando que Bruselas infringió los tratados, en particular los principios de proporcionalidad y de confianza legítima. España alega que la sustitución del método biológico por el químico como sistema de referencia ocasiona un grave perjuicio a la protección de la salud pública y afecta considerablemente a los productores gallegos.

Con arreglo a la normativa de la UE, entre 2005 y 2011 el método oficial de detección de biotoxinas era el biológico, que conllevaba la utilización de ratones para efectuar los análisis. Tras un dictamen de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés), en 2011 Bruselas introdujo el método químico, aunque autorizó un periodo transitorio hasta el 31 de diciembre de 2014.

En su sentencia de este miércoles, el Tribunal General destaca que "a la luz de las apreciaciones científicas de la EFSA, mantener el método biológico habría constituido un riesgo para la salud pública". Sostiene, además, que la Comisión "no actuó de manera precipitada, ya que el método químico fue validado tras un estudio realizado por los Estados miembros y coordinado por el laboratorio de referencia de la Unión Europea para las biotoxinas marinas".

El fallo señala también que "España no ha demostrado que la decisión de sustituir el método biológico por el método químico como método de referencia para las biotoxinas conocidas haya ocasionado un riesgo para la salud pública" ni que "sea menos fiable que el método biológico".

El Tribunal General declara que "no se vulneró el principio de proporcionalidad, ya que no cabe considerar que el sobrecoste alegado por España, debido a la utilización del método químico, sea desproporcionado con respecto al objetivo de protección de la salud de los consumidores de moluscos bivalvos".

"Por un lado, el método biológico no permite detectar de manera suficientemente fiable determinados tipos de toxinas y, por otro, España no ha demostrado haber tenido en cuenta la reducción de costes que el método químico puede entrañar para los operadores del sector como consecuencia de la mayor fiabilidad respecto de las toxinas conocidas", dice el fallo.