Publicado 21/07/2021 16:13CET

La ría de Vigo acogerá cultivos experimentales de alga kombu para producir 18 toneladas al año

La Xunta da luz verde al informe de impacto ambiental de este proyecto que estará en Cangas y en una zona de Red Natura de Redondela

PONTEVEDRA, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Consellería de Medio Ambiente ha dado luz verde al informe de impacto ambiental para los cultivos experimentales de la macroalga autóctona de kombu dulce ('Saccharina latissima') en polígonos de la ría de Vigo.

Según figura en el informe avalado por la Dirección Xeral de Calidade Ambiental, este proyecto de la empresa HQ Seaweed --con sede en Vilaboa-- instalará una parte en Cangas y otra en Redondela, en este caso en terreno de Red Natura en la ensenada de San Simón.

Aunque la Xunta aprueba el informe de impacto ambiental porque "no son previsibles efectos significativos sobre el medio ambiente", en el expediente se recogen diferentes avisos de diferentes entidades.

Por ejemplo, la Dirección Xeral de Patrimonio Cultural señala que la zona de Redondela es un entorno de protección de bienes del patrimonio arqueológico subacuático por pecios identificados de la Batalla de Rande (1702), incluidos en el Catálogo do Patrimonio Cultural de Galicia. Por ello, el artefacto flotante a instalar "puede afectar a restos arqueológicos no documentados".

Ante esto, el informe ambiental emplaza a que la empresa realice una prosprección arqueológica subacuática previa al cultivo para evaluar posibles afecciones. Además, el artefacto flotante deberá contar con autorización de la Consellería de Cultura.

Por su parte, la Dirección Xeral de Patrimonio Natural identifica una cuadrícula con "una serie de especies protegidas". Con todo, no prevé efectos significativos ante la documentación aportada por el promotor.

El Ayuntamiento de Redondela pide una prospección submarina de las zonas y un fondeo de los pesos muertos y las líneas de cultivo, así como un informe anual de incidencias ambientales.

La Dirección Xeral de Pesca emplaza a que, previamente al inicio de la actividad en cada uno de los polígonos, "el promotor tendrá que hacer un estudio preoperacional para conocer la situación de partida: las especies presentes, sedimentos, calidad del agua".

Con todo, en el estudio se valora que el cultivo "influye favorablemente en la lucha contra el cambio climático", dado que las algas ayudan a la fijación de carbono y la eliminación de CO2 atmosférica. Asimismo, señala que el hecho de que la localización sea en polígonos de bateas "podría tener un efecto beneficioso" en cuanto a que el alga emplea nutrientes procedentes del metabolismo del cultivo de mejillón.

Contador