Publicado 30/06/2020 14:37:05 +02:00CET

Los ayuntamientos velarán por cumplimiento de las medidas de distanciamiento en las playas esta temporada

Bañistas en una playa de Palma
Bañistas en una playa de Palma - Isaac Buj - Europa Press - Archivo

PALMA DE MALLORCA, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Govern y los servicios de socorrismo municipales se han reunido este martes para coordinar las medidas que se deberán aplicar en las playas esta temporada marcada por la pandemia del COVID-19, entre otras se ha establecido que los ayuntamientos serán los encargados de velar por el cumplimiento del distanciamiento social.

Así se ha comunicado en la Jornada Técnica de Seguridad en las Playas de Mallorca en organizada por la Dirección General de Emergencias e Interior en el Centre Bit de Inca.

Según ha informado la Conselleria de Administraciones Públicas, para respetar las medidas de distanciamiento obligatorias en las playas y controlar la ocupación de estas, los ayuntamientos establecerán un sistema que permita controlar el cumplimiento de la normativa, ya sea mediante la contratación de informadores, la utilización de recursos municipales o controles policiales.

Asimismo, se instalarán carteles informativos en todas las playas para explicar las medidas de prevención ante la COVID-19.

Los municipios que tengan playas poco accesibles (accesos con poca anchura, por ejemplo) crearán circuitos seguros, es decir, diferentes vías de entrada y de salida para que no se acumule la gente.

NUEVOS PROCEDIMIENTOS EN CASO DE EMERGENCIAS EN LAS PLAYAS

Por otra parte, también se ha tratado con los coordinadores municipales de playas los nuevos procedimientos de seguridad en caso de emergencias para prevenir contagios entre víctimas y socorristas.

De acuerdo con la Conselleria, los rescates se harán considerando la seguridad del equipo humano de rescate, la seguridad de otras personas que se encuentren en la zona, las mejores condiciones posibles para la persona rescatada y la utilización del menor tiempo posible en la intervención, sobre todo si se trata de casos de ahogamiento.

Entre algunas de las medidas que se aplicarán se encuentra el respiradero manual, imprescindible en los recursos materiales de primeros auxilios, que estará disponible para los socorristas, con bolsa de reservorio y conexión de oxígeno.

Cada equipo tendrá que estar proveído de un filtro antiviral desechable, que se deberá retirar después de cada uso para evitar contagios, y la mejora de la destreza en su uso tiene que estar garantizada con entrenamientos muy frecuentes. La técnica del boca a boca está desaconsejada y ante cualquier parada respiratoria se deberá ventilar con eficacia.

Respecto a los materiales de rescate, se considerarán prioritarios los que ofrezcan la posibilidad de mantener mayor distancia de seguridad y se deberá garantizar la desinfección de todos los materiales de uso común.

Asimismo, los socorristas deberán tener un equipo de protección individual (EPI) adecuado ante la COVID-19, que será de uso personal e intransferible y se tiene que retirar si hay sospecha de que se haya contaminado.

Para atenciones de primeros auxilios no complicadas, se deberán usar siempre guantes, máscara FFP2, gafas integrales oculares o pantalla facial contra salpicaduras, y colocar la máscara quirúrgica desechable en la persona atendida. Si el estado de la persona a la que se atiende es crítico, se deberán usar guantes, máscara FFP3, gafas integrales oculares o pantalla facial contra salpicaduras y bata impermeable.

Contador

Para leer más