Actualizado 17/02/2011 19:50

CCOO exige a Nueva Rumasa que clarifique la situación de la planta de Dhul en Granada

Nueva Rumasa
NUEVA RUMASA

El sindicato cree que Dhul se ha convertido en un "aval de las operaciones especulativas de la familia Ruiz Mateos"

GRANADA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

CCOO ha reclamado al grupo empresarial Nueva Rumasa que "clarifique" la situación de la planta granadina de Dhul y reconozca oficialmente el impago de salarios que supuestamente mantiene con los 340 personas que trabajan en ella.

De hecho, el sindicato ha solicitado un encuentro en el Servicio Extrajudicial de Resolución de Conflictos Laborales (Sercla) con la dirección de Dhul para que reconozca concretamente el impago de las pagas extraordinarias de junio y Navidad, así como una paga comprometida por la empresa con motivo de su 30 aniversario.

Además, CCOO acusa a Dhul de estar fraccionando el pago de los salarios, por lo que "los trabajadores no tienen fecha exacta de cobro mensual, con la incertidumbre que esto genera para sus economías familiares", señala el sindicato en un comunicado.

A juicio de CCOO, el grupo empresarial Nueva Rumasa ha "convertido" a la factoría Dhul con un "aval de las operaciones especulativas de la familia Ruiz Mateos".

Por ello, la sección sindical de CCOO en la fábrica ha solicitado a la dirección de la empresa la memoria económica, el informe de gestión, balance de situación cuenta de resultados y los informes de auditoría de los años 2007, 2008, 2009 y 2010, así como el programa de producción y la previsión de empleo actuales.

También ha solicitado a la Tesorería General de la Seguridad Social información sobre el ingreso de las cuotas de la Seguridad Social por parte de la empresa correspondiente a los últimos doce meses.

En caso de no alcanzar un acuerdo en el acto de conciliación, el sindicato Agroalimentario de CCOO de Granada ha anunciado que emprenderá las acciones jurídicas y sindicales oportunas y refrendadas por los trabajadores, para garantizar el pago de salarios a los empleados.

Las declaraciones del sindicato se producen después de conocer que la entidad financiera Cajasol ha iniciado el embargo de la fábrica granadina para saldar el cobro de un crédito que roza los 10 millones de euros que fue concedido al grupo Nueva Rumasa, tal y como adelanta este jueves el diario 'Ideal', aunque la empresa ha mantenido que esta situación no afectará a la actividad de la fábrica.