Actualizado 01/12/2015 15:06 CET

Cristina Cerdó admite que Mateu Cañellas no tenía poder en el Ayuntamiento para desviar fondos

PALMA DE MALLORCA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

La exnúmero dos de Unió Mallorquina (UM) en Palma y exconcejala Cristina Cerdó, quien este martes ha declarado en calidad de imputada en el marco del conocido como caso Picnic, ha admitido ante el juez que el exconseller de Turismo del Govern Mateu Cañellas no tenía poder en el Ayuntamiento de Palma cuando se produjo un presunto desvío de más de un millón de euros del Consistorio dirigidos a hacer proselitismo y propaganda de la ideología de UM.

En concreto, el caso Picnic estalló en 2011 a raíz de este supuesto desvío y en la operación policial fue detenida tanto Cerdó -para quien el juez dictó prisión bajo fianza de 300.000 euros- como otros exaltos cargos de la extinta formación regionalista.

Según han informado fuentes jurídicas a Europa Press, Cerdó la negado, no obstante, haber ofrecido a una exintegrante del partido un sobre con 60.000 euros, en billetes de 500, a cambio de recabar votos a favor del sector liderado por la propia Cerdó y por el expresidente del partido Miquel Nadal en los procesos internos de UM de 2009 y perjudicar a Cañellas.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)

Para leer más