Actualizado 02/09/2010 18:59

Los niños sedentarios tienen mayor riesgo de sufrir dolor de espalda, según un estudio

PALMA DE MALLORCA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

Más del 50 por ciento de los niños y casi el 70 por ciento de las niñas, a los 15 años, ha padecido alguna vez en su vida dolor de espalda. Asimismo, tener dolor de espalda en la infancia aumenta el riesgo de sufrirlo de manera crónica al ser adulto y padecer limitaciones durante el resto de la vida.

Por ello, la Fundación Kovacs y la Organización Médica Colegial (OMC) ponen en marcha una nueva campaña de promoción de la salud pública para prevenir dolencias de espalda y reducir el impacto de sus consecuencias, centrándose en la importancia del ejercicio físico en la infancia.

Según explica el presidente del Consejo General de Colegios de Médicos (CGCOM), el doctor Juan José Rodríguez, "consideramos prioritario potenciar políticas de educación y prevención entre los niños y jóvenes españoles para intentar crear hábitos saludables que eviten enfermedades futuras".

En este sentido, el presidente de la Fundación Kovacs, Francisco M. Kovacs, subraya que de todas las medidas preventivas, la más importante es fomentar la actividad física desde la infancia ya que es "indispensable y necesaria" para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva, y tiene efectos benéficos sobre el conjunto del organismo.

La incidencia de estas dolencias aumenta a partir de los 10 años, por ello las campañas de prevención deben enfocarse a los escolares de menor edad. Teniendo en cuenta estos factores, la campaña de educación sanitaria 2010 se basa en la edición y distribución del cuento 'El lumbago de Juan' -diseñado y dibujado por el ilustrador Adolfo Arranz- destinado a los niños de entre 6 y 8 años.

A través de este cuento, los escolares podrán conocer de una manera sencilla y divertida qué deben hacer para no sufrir dolencias de espalda y, si las padecen, acelerar su recuperación.

Un año más, la Fundación Kovacs, propietaria de los derechos de copia del material divulgativo, ha ofrecido gratuitamente a todas las Consellerias de Sanidad y Educación la posibilidad de imprimir el cuento y distribuirlo entre los escolares de 6 a 8 años durante el curso académico 2010-2011. Asimismo, estará disponible para todas aquellas personas interesadas a través de la Web de la Espalda (www.espalda.org).

"Confiamos en que la presente campaña tenga el mismo éxito e impacto que las anteriores: hasta ahora, 183.193 personas han descargado los contenidos de esas campañas de prevención a través de la Web de la Espalda, y las autoridades sanitarias y educativas de diversas comunidades autónomas, así como diferentes editoriales, han aplicado sus recomendaciones", señala el doctor Kovacs.

EL PESO DE LAS MOCHILAS

Por lo que se refiere al peso de las mochilas de los estudiantes, la comunidad científica internacional recomienda que la carga que el niño transporte no exceda el 10 por ciento de su peso corporal.

Por tanto, lo ideal sería reducir el peso de la carga que transportan los escolares y la duración de su transporte, por ejemplo mediante la instalación de taquillas en los colegios o fraccionado en varios volúmenes los libros de texto.

Si el material escolar debe cargarse, lo mejor es que la espalda no padezca. Así, una mochila con ruedas, que permita estirarla en vez de cargarla, es la mejor alternativa, especialmente si permite ajustarla a la altura del niño, de modo que pueda arrastrarla de manera cómoda y ergonómica.

EVITAR EL REPOSO EN CAMA

Por otra parte, en contra de lo que se ha recomendado durante años, el reposo en cama es inútil y perjudicial, e incluso durante el episodio doloroso es mejor mantener el mayor grado de actividad que permita el dolor.

De hecho, el reposo en cama prolonga la duración del episodio doloroso y facilita que se repita, por lo que es clave intentar que éste sea tan breve como sea posible y en todo caso que dure menos de 48 horas; a partir de entonces, acelera la pérdida de tono muscular y la pérdida de fuerza.