La nueva regulación eléctrica para las islas pasa este jueves su primer test en el Congreso

Recursos de torre de alta tensión, electricidad
EUROPA PRESS
Actualizado: domingo, 26 mayo 2013 14:39

MADRID, 26 May. (EUROPA PRESS) -

La nueva regulación eléctrica para los sistemas insulares y extrapeninsulares pasará su primer debate en el Pleno del Congreso este jueves, cuando se someterán a votación las enmiendas de totalidad presentadas por la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), Coalición Canaria-Nueva Canarias (CC-NC) y Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) pidiendo su devolución al Gobierno, así como la del PSOE, que ha planteado una normativa alternativa.

Para los socialistas, el proyecto de ley para la Garantía del suministro e incremento de la competencia en los sistemas eléctricos insulares y extrapeninsulares es "incompleto, carente del necesario rigor y perjudicial para los sistemas a los que pretende regular" que, además, deberían contar con normativas individualizadas por tener características muy diferentes entre ellos, lo que hace que los preceptos de la norma sean "de muy dudosa aplicación".

También critican que no se haya consultado a las comunidades autónomas, al Consejo de Estado o a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) como es "preceptivo" y que tampoco se haya analizado "con detalle" el impacto económico y presupuestario de estas medidas, lo que ha impedido constatar que "el objetivo de reducción de costes pretendido no solamente no se alcanzará sino que la aprobación del mismo conducirá a un encarecimiento de la generación eléctrica", entre otras cosas por la imposición de retribuciones que conllevarán una "sobrecapacidad innecesaria" sin constituir un "elemento incentivador de la competencia" entre los operadores.

El PSOE apunta incluso a un posible "carácter inconstitucional" de la ley por invadir competencias autonómicas en materia de autorizaciones, y rechaza que se regulen con este texto algunos aspectos de la "muy controvertida" técnica del 'fracking hidráulico' que, a su juicio, debería "ser objeto de un texto legislativo singular".

ANÁLISIS DETALLADO

Por todas estas razones, el Grupo Socialista propone un texto alternativo que, partiendo de la exigencia de realizar un "análisis detallado y completo" de las limitaciones estructurales de los sistemas insulares y extrapeninsulares, plantee las actuaciones "más adecuadas para reducir o mitigar" esos problemas. "Sólo de este modo se podrá lograr una reducción futura efectiva de los costes", aseguran.

En este sentido, proponen que el Gobierno, junto con los gobiernos autonómicos afectados, planifique la producción eléctrica ordinaria que sea necesaria mediante un procedimiento de concurrencia que, no obstante, "dé preferencia a las fuentes de energía renovables", para las que defienden también un "régimen específico" que prime especialmente la eólica y la solar.

Asimismo, el PSOE defiende una "urgente incorporación de instalaciones de generación de bombeo", que son capaces de dar una "respuesta rápida y segura" en caso de necesidad; y también pide que se realice un estudio "en profundidad" de la viabilidad técnica y económica para desarrollar nuevas interconexiones entre la península y las islas y ciudades autónomas, con el objetivo de que sea posible acceder a combustibles más económicos a partir de los cuales generar electricidad.

Finalmente, reclama que en el plazo de seis meses desde la entrada en vigor de la Ley el Gobierno presente a las Cortes un proyecto para regular el autoconsumo eléctrico con balance neto, que también podría resultar muy útil para sistemas aislados como los insulares, además de favorecer la independencia energética y la reducción de emisiones.

OCASIÓN DESAPROVECHADA

Por su parte, CC-NC alega que el proyecto de ley invade competencias autonómicas al conceder al Estado la potestad de decidir qué instalaciones se autorizan, además de plantear el "falso objetivo" de que el mejor camino para contar con un sistema eléctrico "eficaz, eficiente y al menor coste posible" pasa por las energías convencionales, cuyo fomento "redundará en un incremento de los costes de producción".

Así, los nacionalistas canarios apuestan por desarrollar las energías alternativas con regímenes diferenciados para Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla; así como por recuperar el régimen retributivo adicional, cuya eliminación "no sólo no garantiza la suficiencia energética, sino que creará un serio riesgo de desabastecimiento y dejará en suspenso inversiones de futuro", generando una gran inseguridad jurídica.

Por su parte, la Izquierda Plural rechaza esta norma porque, aunque "se reconoce" que en los sistemas insulares y extrapeninsulares los costes de generación de las renovables "son menores", no se favorece el desarrollo de estas tecnologías sino que, antes al contrario, se opta por la "gasificación de las islas", que necesita de costosas construcciones de infraestructuras y provocará un aumento de la dependencia energética y más contaminación.

Además, IU-ICV-CHA critica que el Gobierno regule el 'fracking' en este texto en lugar de "aplicar el principio de precaución" ante una tecnología de efectos aún desconocidos y que no cuenta con "medidas de prevención de impactos ambientales".

En la misma línea, ERC critica que una ley que debería "servir para mejorar el suministro eléctrico" apostando por la autogeneración y las renovables, acaba suponiendo la "perpetuación de la dependencia de combustibles fósiles" y se utiliza "de manera subrepticia" para "abrir las puertas" al 'fracking' sin incluir medidas de prevención.

Aunque el debate de totalidad tendrá lugar el jueves, los grupos parlamentarios tendrán de plazo hasta el martes 28 de mayo para presentar las enmiendas al articulado, si bien este plazo podría ser ampliado por la Mesa del Congreso.