Actualizado 15/08/2009 17:30 CET

Las playas de Cala Salada, des Regueró, Cala Graciò, Caló des Moro y des Pouet mejoran sus accesos y servicios

Sant Antoni de Portmany posee un 70 por ciento de accesibilidad "total y real" en sus playas

IBIZA, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany recordó hoy que ya están a disposición de los usuarios las mejoras de accesos y servicios para personas con movilidad reducida en las playas de Cala Salada, Cala Graciò, Caló des Moro, Platja des Regueró y Platja des Pouet.

Según apuntaron desde el consistorio, el ejecutivo detectó la necesidad de mejorar la accesibilidad a estos enclaves a través de la implantación de un sistema de gestión de calidad en playas. Con este proyecto, Sant Antoni de Portmany alcanza un porcentaje aproximadamente del 70 por ciento de accesibilidad "total y real" en las playas de su municipio.

El equipo de gobierno concretó que "esta preocupación ha tenido como resultado llevar a cabo un proyecto de dotación de accesos y módulos de vestuarios y baños adaptados para personas problemas de accesibilidad".

Únicamente se dejó fuera de la iniciativa a las calas de Cala Gracioneta y Cala Saladeta debido a su orografía. Este proyecto ha sido realizado a través del Fondo Estatal de Inversión Local.

Los módulos fueron diseñados buscando unas líneas que "rompieran el tradicional cubo, aportando frescura y movimiento con un acabado en madera tonos arena que se integrasen al máximo con el entorno de las playas y el litoral", sentenció el equipo de gobierno.

SERVICIO DE SOCORRISTA DE ACCESIBILIDAD

Además, todos los módulos disponen de conexión a red de abastecimiento de agua. El Ayuntamiento de Sant Antoni de Portmany cuenta, a través de la contratación del servicio de salvamento, con un socorrista de accesibilidad que se dedicará exclusivamente a dar servicio, acompañar y ayudar a todas aquellas personas con movilidad reducida que lo soliciten previamente.

En caso, de solicitarse un servicio sin petición previa, siempre será atendido si no coincide con algún servicio solicitado con antelación.

Asimismo, en el caso de que la persona con movilidad reducida fuera con acompañante y no requiriesen de los servicios del socorrista de accesibilidad, únicamente deberán desplazarse a la playa que deseen y solicitar 'in situ' al socorrista de vigilancia la apertura del módulo para su uso.

De este modo, el consistorio prevé dar la mayor cobertura posible a cualquier servicio solicitado por los ciudadanos, residentes o visitantes con movilidad reducida dentro de nuestro municipio.

Todos los módulos estarán equipados además de todo lo implícito en la ejecución de éste, por una silla anfibia y una carpa de rápido montaje que pueda proporcionar un espacio protegido donde descansar a las personas que soliciten el servicio.

Palma ja és una ciutat 30