Actualizado 28/08/2020 12:56:52 +00:00 CET

Detenidas otras diez personas vinculadas a la organización internacional de carteristas de Mallorca

Operación policial en Palma contra una red internacional de carteristas.
Operación policial en Palma contra una red internacional de carteristas. - POLICÍA NACIONAL

PALMA DE MALLORCA, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha informado este viernes del arresto de otras diez personas vinculadas a la organización internacional de carteristas con base en Mallorca, desmantelada en una operación desarrollada el 11 de agosto.

En la operación en Mallorca fueron arrestadas 34 personas, pero se emitieron 16 órdenes europeas de detención y entrega para varios sospechosos que no se encontraban ya en la Isla. Así, en total hay 60 personas investigadas.

Estos diez detenidos se enmarcan en una segunda fase, centrada en los receptadores de objetos robados. Siete tenían residencia en la Isla y otros tres estaban en búsqueda, acusados de integración en organización criminal y delitos contra el patrimonio.

La Policía ha indicado que todavía se están analizando todos los documentos intervenidos en los registros, así como diversos efectos que pueden haber sido utilizados para actividades delictivas, como el hallazgo de cuatro datáfonos y una máquina troqueladora de tarjetas.

Se han recuperado más de 500 objetos y muchos de ellos se han entregado a sus legítimos propietarios; a establecimientos comerciales se han devuelto diversos productos como perfumes, complementos, bolsos, gafas de sol etc.

También se han recuperado numerosos teléfonos móviles de alta gama, y se ha conseguido contactar con sus dueños y remitirlos a sus países de origen.

HURTOS 'A LA CARTA'

Presuntamente, la red desarticulada en Mallorca cometía hurtos "a la carta", es decir, robaba objetos que terceros solicitaban expresamente a la organización, cuyas víctimas eran principalmente turistas.

La organización criminal se dedicaba al hurto de carteras y otros efectos. Sus objetivos eran, principalmente, turistas que venían a pasar sus vacaciones en la isla, además de robos 'a la carta' en establecimientos comerciales.

El aumento de denuncias por robos de carteras, mochilas, tarjetas de crédito y teléfonos móviles, en puntos turísticos de las islas, puso en preaviso a la Policía Nacional.

Se concentraban en zonas como la Playa de Palma, Catedral, Castillo de Bellver, autobuses de línea, casco antiguo de Palma, puerto de Alcúdia, Paguera, puerto de Andratx, puerto de Sóller, Valldemosa o Cala Ratjada.

La Policía sospecha que se especializaron en la modalidad del carterista para aminorar el posible castigo penal, intentando no superar los 400 euros en el valor de lo sustraído y no utilizar violencia ni intimidación.

Según los investigadores, utilizaban objetos y disfraces para disimular su actividad -'muletas', en jerga policial- llegando a utilizar a menores de edad consigo y alternando compinches dentro de un mismo grupo.

CONTROLABAN LOS HORARIOS DE FERRYS Y AUTOCARES DE MALLORCA

Al parecer, la organización tenía en Mallorca una serie de miembros establecidos de manera fija para ir informando a la organización del turismo que llegaba.

Según la Policía, se reunían cada mañana en diversas zonas cercanas a los hoteles, zonas turísticas, o viviendas vacacionales con el fin de planificar el día. Iban disfrazados como turistas, con mapas y situándose en los alrededores de los autocares.

La Policía cree que controlaban la llegada de los 'ferrys', horarios de visitas a monumentos y autobuses de línea para facilitar los robos.

UNA ESTRUCTURA JERARQUIZADA

La Policía describe "una organización criminal de ámbito internacional perfectamente estructurada, jerarquizada, estable a lo largo de décadas y con la única finalidad de enriquecerse económicamente" con el hurto a turistas.

Así, los investigados "se coordinaban perfectamente para cometer los robos, intercambiarlos por dinero y enviarlo a su país natal". Se ha constatado que han actuado en diversos países de Europa. En este contexto, uno de los principales roles de la organización era el de receptador, cuya función era dar salida al dinero y objetos sustraídos.

La investigación detectó que el grupo utilizaba una empresa de paquetería específicamente para conectar vía correo España con Rumanía y enviar todo lo robado, e incluso llegar a robar a la carta objetos que los familiares de su país natal solicitaban.

Se han podido acreditar hasta el momento el envío de más de 1.600.000 euros en efectivo, siendo el promedio de 4.000 euros mensuales por persona.

SI UN MIEMBRO NO RENDÍA LO SUFICIENTE, ERA ENVIADO A MENDIGAR

La Policía apunta que cuando uno de los integrantes de la organización no rendía lo suficiente, los dirigentes lo pasaban a otras funciones como mendigar en supermercados, tocar música en semáforos e incluso ejercer la prostitución.

El pasado mes de octubre se decidió solicitar colaboración a la Policía Local de Palma, puesto que en sus dependencias también denunciaban numerosos turistas.

Tras las investigaciones oportunas se ha podido calcular que la organización ha tenido acceso en estos diez últimos años a un total de 12,5 millones. Estas cifras podrían aumentar puesto que la operación continúa abierta.

Contador

Para leer más

Lo más leído

  1. 1

    Italia celebra este domingo un referéndum sobre la reducción de parlamentarios de la Cámara y el Senado

  2. 2

    Enrique Ponce y Ana Soria, pillados paseando en Nimes de lo más enamorados

  3. 3

    Rocío Flores estalla en directo y entra en 'Sálvame' para defender a su familia

  4. 4

    Detenidas 30 personas e incautadas seis toneladas de hachís en otra operación en Cádiz

  5. 5

    Varios kilómetros de atascos a las salidas de Madrid en casi todas las autovías y varias carreteras