Actualizado 16/03/2012 20:13 CET

El PSM-IV-ExM considera que Palma no debe crecer más ocupando nuevo suelo rústico

PALMA DE MALLORCA, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El PSM-IniciativaVerds-Entesa de Palma se ha mostrado contrario al aumento del crecimiento urbanístico de la ciudad para llegar al 10% al entender que esto supondrá "inevitablemente" la ocupación "del poco suelo rústico que queda".

Según ha indicado el regidor de la coalición, Antoni Verger, les preocupa especialmente que esta intención del PP de Cort ponga en peligro el suelo rústico de zonas como El Secar de la Real, sa Indioteria o Son Ferriol, entre otras.

El portavoz del grupo ha opinado que Palma no debe crecer más para ofrecer nuevas viviendas puesto que tiene un parque de inmuebles vacíos que puede satisfacer las expectativas de acoger 30.000 habitantes, ha indicado después de que el responsable de Vivienda, Jesús Valls, anunciase que, con motivo de la revisión del Plan General de Ordenación Urbana, necesita crecer en 250 hectáreas para construir hasta 10.000 viviendas nuevas.

El PSM-IV-ExM ha recordado que un estudio de la UIB, encargado por el Ayuntamiento de Palma, y con fecha de diciembre de 2010, calcula que en la ciudad hay más de 30.000 viviendas vacías casi durante todo el año.

"Con esta cifra y teniendo en cuenta que hay muchos solares disponibles dentro la trama urbana que se pueden cumplir perfectamente, y con creces, las supuestas necesidades que anuncia el regidor de Urbanismo. Palma no necesita crecer, y menos todavía cuando la situación del mercado inmobiliario y el sector de la construcción indican encontrarse en un pozo de difícil recuperación a corto plazo".

En este sentido, Verger ha indicado que no cree que la clave para salir de la actual situación de crisis económica sea confiar en un modelo, como es el de la construcción, que ha sido, según su opinión, el origen de esta quiebra.

Como alternativa, la coalición propone medidas dirigidas a sacar "a la luz" las miles de viviendas vacías existentes en Palma a través de incentivas fiscales o recargos en el recibo del IBI para aquellos propietarios que mantengan las viviendas desocupadas.

Además, el grupo municipal considera imprescindible que el Ayuntamiento de Palma se implique en este sentido para impulsar el programa de Palma Habitada y facilitar el acceso de estas 30.000 viviendas vacías a la bolsa municipal de alquiler para ponerlos a disposición de la ciudadanía, principalmente para los jóvenes, mujeres maltratadas, o personas dependientes, entre otros colectivos dependientes.

Palma ja és una ciutat 30