Taltavull recuerda a los refugiados que esperan ser acogidos "tras muchas negativas de gobernantes sin corazón"

Sebastià Taltavull oficiando una misa
BISBAT DE MALLORCA - Archivo
Publicado 24/12/2018 23:29:32CET

El obispo centra su homilía de Nochebuena en la "espera" que "se está convirtiendo en esperanza para un pueblo que desea vehementemente un cambio en todos los sentidos"

PALMA DE MALLORCA, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Mallorca, Sebastià Taltavull, ha recordado este lunes durante su homilía en la tradicional Misa del Gallo por Nochebuena a los "refugiados que estos días esperan ser acogidos" en los puertos "tras muchas negativas de gobernantes sin corazón".

En la misa, el obispo ha resaltado la "dura realidad de un mundo en conflicto" y ha recordado "violencias", el tsunami en Indonesia, el problema de los refugiados, la violencia de género y la "violencia institucionalizada en países como Nicaragua, Venezuela, Honduras , Siria y Oriente Medio, Irak o Afganistán, Filipinas y varios países de África donde ya no son ni respetados los derechos humanos".

El obispo ha centrado su intervención en la "espera" que "se está convirtiendo en esperanza para un pueblo que desea vehementemente un cambio en todos los sentidos".

"Espera una regeneración social, política, económica, ecológica; desea armonía en las relaciones humanas, personales, asociativas y institucionales- y en una convivencia llena de oportunidades para todos, una vida familiar estable, auténtica comunidad de vida y de amor donde dé gusto vivir y crecer, fundamental para un sociedad en paz", ha declarado el obispo en la misa celebrada en la Catedral.

Además, Taltavull ha recalcado que "la familia de Nazaret vive en carne propia el rechazo, la discriminación, el descarte, como tantas familias que hoy que huyen de la guerra, del hambre, de la injusticia".

"Países donde ni las ideologías dialogantes y los derechos humanos ya no cuentan, donde todo se ha vuelto irracional y peligroso, donde el comercio y el consumo de la droga y la adicción al alcohol lo están deshaciendo todo, donde la persona humana no cuenta y se degradada en su dignidad, utilizada y pisada, donde se matan con las armas que nosotros les vendemos", ha lamentado.

Contador