Las 15 principales crisis humanitarias que marcarán 2020

Actualizado 11/01/2020 9:10:25 CET
Las principales crisis humanitarias en 2020
Las principales crisis humanitarias en 2020 - EUROPA PRESS

   MADRID, 11 Ene. (EDIZIONES) -

   Una de cada 45 personas necesitarán asistencia humanitaria en 2020, según los pronósticos de la ONU, que cifra en 168 millones el total en todo el mundo, un nuevo récord. Para poder atender a los más vulnerables de entre ellas --109 millones-- Naciones Unidas y las organizaciones humanitarias han solicitado para este año casi 29.000 millones de dólares.

   "La situación va a seguir deteriorándose a menos que el cambio climático y las causas en la raíz de los conflictos sean abordadas mejor", resaltó el jefe de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, al presentar la solicitud de fondos, alertando de que las previsiones es que para 2022 haya 200 millones necesitadas de asistencia en el mundo.

   A continuación repasamos, por orden alfabético, las 15 crisis humanitarias a las que hay que prestar atención:

   - Afganistán.

   El año arranca en el que es actualmente el conflicto más mortífero del mundo con expectativas de un posible acuerdo de paz entre Estados Unidos y los talibán, lo cual podría allanar el camino para negociaciones de paz propiamente dichas entre el grupo insurgente y el Gobierno afgano.

   Mientras progresan los esfuerzos de paz, el año 2019 acabó con 426.000 desplazados adicionales en el país, donde además está igualmente activo Estado Islámico. Para 2020, la ONU cifra en 9,4 millones las personas que necesitarán ayuda humanitaria y protección, comparadas con los 6,3 millones de 2019 y los 3,3 de 2018, por lo que ha pedido 733 millones de dólares con los que espera asistir a 7,1 millones.

OCHA

   - Camerún.

   La doble crisis humanitaria a la que se enfrenta en el país podría verse agudizada este año, ya que están previstas elecciones parlamentarias el próximo febrero, lo que podría generar nueva inestabilidad. Camerún es escenario de ataques por parte del grupo terrorista Boko Haram en el Extremo Norte, mientras que en las dos regiones de mayoría anglófona son escenario de un conflicto que enfrenta a grupos separatistas con las fuerzas de seguridad desde 2017.

   En total, la ONU cifra en 4,4 millones las personas necesitadas de ayuda humanitaria en 2020. En el Extremo Norte, hay más de 271.000 desplazados, mientras que en las dos regiones anglófonas, en el oeste, la violencia ha provocado más de 700.000 desplazados. El país acoge además tanto a refugiados de Nigeria como de República Centroafricana. Para atenderlos, se han solicitado 317 millones de dólares.

NRC

   - Etiopía.

   Las reformas políticas y la paz con la vecina Eritrea tras la llegada al poder del primer ministro, Abiy Ahmed, no han venido acompañadas de una mayor estabilidad en el segundo país más poblado de África. Al igual que en 2018, la tensión y los choques interétnicos han persistido en el país y existe el temor de que, ante las elecciones generales previstas para mayo, la situación pueda complicarse y degenerar en violencia.

   Unos 8 millones de personas necesitarán asistencia en 2020, incluidos 3,7 millones que se enfrentan a inseguridad alimentaria en un país donde la falta de lluvias agrava la situación. En el país hay unos 1,6 millones de desplazados, 500.000 de ellos por la sequía, mientras que casi dos millones de personas se enfrentan a una grave falta de alimentos. En total, la ONU solicita 973 millones de dólares para este año.

NRC

   - Haití.

   El país más pobre del hemisferio occidental ha experimentado en el último año un empeoramiento de la crisis política y económica que viene arrastrando, lo que ha provocado protestas antigubernamentales. En total, se estima que unos 4,6 millones de haitianos necesitarán asistencia humanitaria en 2020, casi el 40 por ciento de la población.

   Preocupa especialmente la situación alimentaria, con los 3,7 millones de personas que tienen problemas para garantizar su sustento, lo cual representa un incremento considerable con respecto a los 2,6 millones que había al finalizar 2018. La ONU ha solicitado 252,5 millones de dólares con los que espera asistir a 2,1 millones de personas.

WFP

   - Lago Chad.

   Las acciones de Boko Haram y de su escisión, Estado Islámico en África Occidental (ISWA), se han intensificado en los últimos meses, agravando una crisis humanitaria que afecta a los cuatro países ribereños del lago Chad --Chad, Camerún, Níger y Nigeria--, si bien la zona más afectada es el noreste de Nigeria, donde comenzó la insurgencia.

   En total, unos 17 millones de personas en los cuatro países se ven afectadas por el conflicto, incluidos casi 10 millones que necesitan asistencia humanitaria. Unos 2,6 millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, algunas de las cuales han buscado refugio en otros países. Además, hay 3 millones de personas en inseguridad alimentaria y 400.000 niños en riesgo de desnutrición aguda, lo que les deja a un paso de la muerte.

OCHA

   - República Centroafricana (RCA).

   La firma de un acuerdo de paz entre el Gobierno centroafricano y los principales grupos armados en febrero de 2019 redujo considerablemente la violencia en el país, si bien ha habido brotes recurrentes de enfrentamientos en distintos puntos. La situación podría agravarse este año, ya que están previstas elecciones presidenciales en diciembre.

   Así las cosas, hay 2,6 millones de personas necesitadas de asistencia humanitaria. En el país hay además casi 700.000 desplazados internos, mientras que cerca de 600.000 centroafricanos se han refugiado en otros países de la región. Además, más de un tercio de la población tiene graves problemas para garantizar su alimentación, incluidas 375.000 personas que necesitan ayuda urgente. RCA es igualmente uno de los países más peligrosos para los trabajadores humanitarios. Para 2020 se han solicitado casi 390 millones de dólares.

UNICEF

   - República Democrática del Congo (RDC).

   El país se enfrenta a una crisis de crisis ya que a la persistente violencia por parte de grupos armados en el este se suma un grave brote de ébola --el segundo mayor de la historia a nivel mundial-- que sigue sin remitir en esta misma zona y la que es su peor epidemia de sarampión. A esto se añaden la pobreza imperante y la falta de servicios e infraestructuras. RDC acoge además a más de 500.000 refugiados.

   Como resultado, en RDC hay 15,9 millones de personas que requieren asistencia, el 17 por ciento de la población. Además, hay más de 5 millones de desplazados internos --la cifra más alta en África--, casi un millón de los cuales tuvieron que dejar sus hogares en el último año. Por otra parte, casi el 20 por ciento de la población tiene serios problemas para garantizar su siguiente comida. Para 2020 se han solicitado más de 1.800 millones de dólares.

UN

   - Crisis rohingya.

   Más de 800.000 rohingyas, la mayoría de los cuales huyeron de la represión en estado de Rajine, en Birmania, en 2017, viven como refugiados en los 34 campos creados en la región de Cox's Bazar, en Bangladesh. La falta de soluciones políticas a su situación, según la ONU, no permite augurar un retorno inmediato de los refugiados rohingyas, a los que en Birmania no se reconoce como ciudadanos y se les priva de acceso a servicios básicos como la educación o la sanidad.

   Su llegada ha duplicado la población de las zonas de Bangladesh que les han acogido, de ahí que para 2020 la ONU haya solicitado 871 millones de dólares con los que espera poder asistir a 1,3 millones de personas, entre refugiados y comunidades de acogida. La importante respuesta humanitaria ha evitado hasta ahora grandes brotes de epidemias pero las ONG temen que si la crisis se estanca, lleguen menos fondos y la situación empeore. Asimismo, han venido alertando del impacto que la situación tiene para su salud mental.

OCHA

- Sahel.

La situación en el centro de esta vasta región que atraviesa África se ha deteriorado de forma exponencial en el último año. Burkina Faso, Malí y el oeste de Níger han visto multiplicarse en los últimos meses los ataques de grupos islamistas --principalmente las filiales de Al Qaeda y Estado Islámico-- y con ello una intensificación de los enfrentamientos entre comunidades, con agricultores y pastores como protagonistas. Según la ONU, en 2019 ha habido más de 4.000 muertes, cinco veces más que en 2016.

En Burkina Faso, casi un tercio de la población --5,2 millones-- se han visto afectadas y el número de desplazados internos se ha multiplicado por más de cinco en el último año, hasta alrededor de 500.000. En total, según la ONU, unos 2,2 millones de burkineses requerirán asistencia este año.

OCHA

En el caso de Malí, país en el que comenzaron sus actividades los grupos yihadistas, la violencia ha seguido avanzando desde el norte hacia el centro del país, cobrándose a su paso unos 900 civiles muertos. El número de desplazados se ha cuadruplicado en el último año, hasta cerca de 200.000, mientras que también ha empeorado la seguridad alimentaria. En total, se prevé que 3,6 millones de personas necesiten asistencia.

Por último, en Níger, la situación se ha deteriorado en el último año en las regiones de Tahoua y Tillaberi, fronterizas con los otros dos países, lo que ha provocado unos 80.000 desplazados. En total, en el país hay 1,9 millones de personas necesitadas de ayuda, lo que engloba a las afectadas por esta crisis y la del lago Chad, entre otras circunstancias.

- Siria.

Unos 11 millones de personas necesitan asistencia en Siria, país que encara ya su noveno año de conflicto, el cual ha dejado además más de 6,1 millones de desplazados internos. Alrededor de un millón de estos últimos viven en campamentos. La ONU y las ONG están especialmente preocupadas por la actual ofensiva en Idlib, en el noroeste del país.

En el noroeste, donde está en curso una ofensiva del Gobierno para recuperar el último bastión rebelde, se estima que hay unos 2,7 millones de personas que dependen de la ayuda para subsistir. Para atender estas necesidades, la ONU ha solicitado 3.300 millones de dólares.

Por otra parte, el conflicto en Siria ha provocado la que a fecha de hoy es la mayor crisis de refugiados del mundo, con 5,6 millones de sirios fuera del país. Para cubrir sus necesidades en los países que les acogen --principalmente Turquía, Líbano, Jordania y Egipto--, se han solicitado 5.200 millones.

DPA

    - Somalia.

Las necesidades humanitarias en el país, donde la violencia del grupo terrorista Al Shabaab no da tregua y se ha sumado también con acciones puntuales Estado Islámico, se han visto agravadas por la sequía y las inundaciones en el último año. Somalia encara así 2020 con 5 millones de personas necesitadas de ayuda.

En el país se estima que hay unos 2,6 millones de desplazados internos, los cuales se han instalado mayoritariamente en torno a las ciudades y viven en campamentos en condiciones díficiles. Unos 6,3 millones de personas se enfrentan a inseguridad alimentaria, mientras que un millón de niños sufren desnutrición aguda. Para atender estas necesidades, se han solicitado algo más de 1.000 millones de dólares para 2020.

MSF

    - Sudán del Sur.

El país comienza el año con perspectivas esperanzadoras tras el acuerdo de paz firmado en septiembre de 2018 entre el Gobierno de Salva Kiir y los principales grupos rebeldes, con el exvicepresidente Riek Machar a la cabeza. Ambos se ha comprometido a poner en marcha en febrero el gobierno de unidad previsto.

Aunque la violencia ha remitido de forma considerable, las necesidades humanitarias siguen siendo enormes y las recientes graves inundaciones han complicado aún más la situación. En total, 7,5 millones de personas necesitan ayuda, casi 4 millones de sursudaneses han abandonado sus hogares y algunos incluso el país, y 7 millones se enfrentan a inseguridad alimentaria. La ONU ha solicitado más de 1.500 millones de dólares para 2020, con los que espera atender a 5,6 millones de personas, casi la mitad de la población.

Además, se espera que la de Sudán del Sur siga siendo la mayor crisis de refugiados del continente, con más de 2,2 millones previstos para este 2020. Para ayudarles a ellos y a los países de acogida, se han solicitado otros 1.300 millones de dólares.

MSF

- Ucrania.

El único conflicto armado en suelo europeo se mantiene abierto casi seis años después, si bien en los últimos meses parece haberse producido un cierto deshielo entre Kiev y Moscú, que apoya a los rebeldes separatistas en el este de Ucrania, tras la llegada de Volodimir Zelenski a la Presidencia.

Unos 3,4 millones de personas necesitan asistencia como consecuencia del conflicto en la región de Donbás, que se ha cobrado la vida de más de 3.300 civiles. Además, hay unos 350.000 desplazados internos en las zonas bajo control gubernamental. Según la ONU, aunque cabe la posibilidad de una mejora de la situación, la población seguirá necesitando apoyo para recuperarse. Por ello, ha solicitado 157,8 millones de dólares.

OCHA

- Venezuela.

A la crisis política que atraviesa el país desde hace años se sumó una económica que ha desencadenado un gran éxodo de venezolanos de la nación con las mayores reservas de petróleo del mundo. Según las últimas estimaciones de la ONU, hay unos 4,5 millones de refugiados venezolanos, principalmente en los países de la región con Colombia a la cabeza, pero se prevé que para finales de 2020, de no cambiar la situación interna, la cifra alcance los 6 millones.

Dentro de Venezuela, unos 7 millones de personas necesitan asistencia y más del 21 por ciento --unos 6,8 millones-- presentan desnutrición, una cifra cuatro veces superior a la que había en 2014. Para 2020 se han solicitado 750 millones de dólares, una cifra que supone un considerable aumento con respecto a los casi 223 millones de dólares de 2019. Para la ONU, la principal preocupación es la falta de fondos, ya que el último año solo recibió el 34 por ciento de lo solicitado.

OCHA

- Yemen.

La de Yemen sigue siendo la mayor crisis humanitaria mundial. Casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesita asistencia humanitaria y protección y unos 4 millones de personas se han visto desplazadas, incluidas 375.000 en el último año.

El conflicto que estalló en 2015 entre el Gobierno yemení, apoyado por una coalición que lidera Arabia Saudí, y los huthis, respaldados por Irán, ha dejado unos 250.000 muertos, de los que 100.000 han sido resultado de los combates y 130.000 por el hambre y las enfermedades, según la ONU. La continuación de las hostilidades y las restricciones impuestas por las partes han dejado a unos 5,1 millones de personas sin poder recibir ayuda.

Dos terceras partes de la población --más de 20 millones de personas-- pasan hambre y el 11,6 por ciento de los yemeníes está desnutrido. En el caso de los niños, el 1,6 por ciento de ellos presenta desnutrición aguda severa, lo que les deja a un paso de la muerte. Ante este panorama, la ONU ha solicitado 3.200 millones de dólares para 2020.

OCHA

Contador