Abe insiste en reunirse "cara a cara" con Kim para "emprender un nuevo comienzo"

Shinzo Abe
REUTERS / TORU HANAI
Publicado 26/09/2018 6:43:13CET

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha asegurado este martes que está dispuesto a reunirse "cara a cara" con el líder norcoreano, Kim Jong Un, para "emprender un nuevo comienzo".

Abe ha señalado que la política de Japón para normalizar sus relaciones con Corea del Norte no cambiará una vez que se resuelva el problema del "secuestro de ciudadanos japoneses, las armas nucleares y los misiles".

"Para resolver el problema de los secuestros también estoy dispuesto a romper la cáscara de la confianza mutua con Corea del Norte, emprender un nuevo comienzo y reunirme cara a cara con el líder Kim Jong Un", ha manifestado Abe durante su discurso ante la Asamblea de Naciones Unidas.

En 2002, Corea del Norte admitió que había secuestrado a trece japoneses en los años 1970 y 1980. Japón cree que 17 de sus ciudadanos fueron secuestrados, cinco de los cuales fueron repatriados. Ocho habrían muerto, según Corea del Norte.

El primer ministro japonés ha dejado claro que aún "no se ha decidido nada" sobre una cumbre entre Corea del Norte y Japón, pero ha afirmado que si finalmente se celebra "estoy decidido a que sea una reunión que contribuya a la resolución del problema de los secuestros".

LIBRE COMERCIO

En su discurso Abe ha señalado que hará todo lo posible para mejorar el sistema de libre comercio, algo que ha indicado que "tanto Japón como Estados Unidos han liderado" durante muchos años.

"Como prueba de ello, la inversión directa de Japón ha creado empleo en Estados Unidos para alrededor de 856.000 personas en todo el país", ha aseverado.

Además, el primer ministro japonés ha afirmado que espera que ambos países continúen con esas relaciones. "Esta es una situación en la que ambos ganamos. Tengo la intención de que Japón y Estados Unidos continúen este tipo de relaciones", ha recalcado.

Japón espera evitar cualquier freno a las importaciones y aranceles de importación de Estados Unidos potencialmente más elevados en sus automóviles, además de las demandas de Estados Unidos de un acuerdo de libre comercio.