ACH continúa con la reconstrucción de Filipinas un año después del tifón 'Yolanda'

Actualizado 08/12/2014 0:17:44 CET

MADRID, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

La organización Acción contra el Hambre sigue con la reconsrucción de Filipinas un año después del paso del tifón 'Yolanda' por el sudeste asiático, uno de los desastres naturales de mayor extensión de los últimos años que afectó a 14 millones de personas.

Por el momento, se ha cubierto el 60 por ciento de los fondos solicitados por Naciones Unidas, 468 millones de dólares (375 millones de euros) de los 776 millones(cerca de 622 millones de euros) reclamados.

"La situación ha cambiado radicalmente, hace un año estábamos desescombrando contra el reloj para poder instalar potabilizadoras, distribuir agua y salvar vidas y ahora estamos en plena fase de rehabilitación de las redes de agua y saneamiento", ha afirmado el coordinador para estos asuntos de ACH, Jesús Baena. "Más personas van a tener agua segura que antes del tifón y esto es un logro enorme", ha añadido.

Además de reestablecer las necesidades básicas de la población, ACH puso en marcha un existoso programa de apoyo psicosocial dirigido, principalmente, a mujeres embarazadas, en periodo de lactancia y a menores de 5 años. "En el programa encontraron un refugio, un lugar donde amamantar a sus bebés limpio y con privacidad, donde aprender cómo adaptar su forzada nueva vida a las necesidades básicas de sus hijos en higiene, nutrición y salud", ha explicado su coordinadora, Nuria Díez.

Gracias a este programa se ha podido ofrecer un seguimiento nutricional a más de 99.000 niños (728 tratados de desnutrición aguda severa). Además, más de 16.000 mujeres embarazadas y en periodo de lactancia reciben ayuda y apoyo psicosocial en los 85 'baby tents' (centros de evacuación) puestos en marcha por la organización.

En total, ACH ha prestado ayuda a 555.375 personas han recibido la ayuda de los 320 profesionales que se encuentran trabajando sobre el terreno.

QUÉ QUEDA POR HACER

Más de un millón de filipinos siguen viviendo en refugios provisionales un año después de la catástrofe. La organización tiene como objetivo la reconstrucción de todos los hogares y la rehabilitación definitiva del tejido productivo.

Los programas de transferencias monetarias de ACH han proporcionado 12.500 pesos (220 euros) a unas 13.000 familias. Con esta cantidad han podido cubrir sus necesidades alimentarias liberando tiempo para la reconstrucción de viviendas e infraestructuras y la recuperación del mercado local.

La recuperación también tiene que llegar a los medios de vida. "Los agricultores que vivían del arroz pudieron sembrar a tiempo gracias a la distribución de semillas de la ayuda internacional, pero los cocoteros (motor de la economía en la zona) llevará mucho más tiempo. Los pescadores también perdieron sus botes y aperos", ha explicado el responsable de seguridad alimentaria y medios de vida, Julien Jacob.

"Es importante destacar que estamos haciendo todo este trabajo con un enfoque de prevención de riesgos para que algo así no vuelva a causar tantos daños", ha añadido.

Para leer más