ACNUR advierte de una nueva ola de refugiados congoleños hacia Uganda

Publicado 25/06/2019 11:39:28CET
Refugiados congoleños en el campo de Kyangwali (Uganda)
Refugiados congoleños en el campo de Kyangwali (Uganda)REUTERS / JAMES AKENA - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Unos 7.500 congoleños han llegado este mes a Uganda para escapar de la escalada de tensiones en al zona noreste de República Democrática del Congo (RDC), donde se el cruce de ataques entre grupos locales ha alcanzado una "brutalidad extrema" según han contado los propios testigos.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha advertido de que la tasa de refugiados hacia Uganda ha alcanzado los 311 al día, más del doble de los 145 diarios registrados durante el mes de mayo. Casi dos terceras partes de estos refugiados son menores de edad,

Los choques entre los hema y los lendu estarían detrás de esta nueva ola de desplazamiento, que tiene como principal vía de escape el lago Alberto, en la provincia de Ituri. ACNUR estima que solo en esta zona unas 300.000 personas han tenido que abandonar sus hogares.

Los refugiados han asegurado a su llegada a territorio ugandés que los grupos armados "están atacando pueblos, quemando y saqueando casas y asesinado a hombres, mujeres y niños", según el portavoz de la agencia internacional, Andrej Mahecic. Entre quienes huyen hay personas que huyen apenas con lo puesto, temiendo un "peligro inminente", y otros que portan "pertenencias significativas", dando por hecho que "puede que no vuelvan a casa en un tiempo".

Mahecic ha apuntado que estos refugiados "cuentan que es probable que pronto lleguen a Uganda más refugiados, lo que amenaza con llevar al límite unos centros de tránsito y recepción que ya operan por encima de sus posibilidades. Así, ha explicado que el centro de Kagoma acoge en la actualidad a 4.600 recién llegados, 1.600 por encima de su capacidad.

ACNUR también ha expresado su preocupación ante la posibilidad de que haya quienes, aun queriendo escapar de República Democrática del Congo, no puedan, bien por las presiones ejercidas por los grupos armados o por carecer del dinero necesario para pagarse el viaje en barco hasta Uganda --"una cifra equivalente a menos de 6 dólares"--.

La creciente presión migratoria aumenta también las necesidades humanitarias en la zona, según la organización, que ha reclamado mejoras en cuestión de refugio, atención médica o educación. ACNUR y sus aliados solo han recibido el 17 por ciento de los 150 millones de dólares solicitados para atender a los refugiados en Uganda, por lo que Mahecic ha apelado a la solidaridad internacional.

Contador