Acuerdo en RDC entre el bloque de Tshisekedi y los partidarios de Kabila para una coalición

Félix Tshisekedi, ganador de las presidenciales en RDC
REUTERS / BAZ RATNER - Archivo
Publicado 07/03/2019 15:31:29CET

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Rumbo al Cambio (Cach), la alianza política que respalda al nuevo presidente congoleño, Félix Tshisekedi, y el Frente Común para el Congo (FCC), que aglutina a los partidarios del expresidente Joseph Kabila, han llegado finalmente a un acuerdo para la formación de una coalición de Gobierno en el país.

Al término de dos días de consultas este miércoles, los dos bloques han anunciado su voluntad de gobernar el país "en el marco de una coalición gubernamental".

En este sentido, han acordado que el FCC tiene la "autoridad" para designar a un "formador de gobierno", habida cuenta de que esta coalición cuenta con "mayoría absoluta" en el Parlamento a raíz de las elecciones del pasado 30 de diciembre, mientras que Tshishekedi deberá "nombrar diligentemente a dicho formador de gobierno".

El acuerdo supone que en realidad Kabila, quien gobernó el país desde 2001 y finalmente cedió el poder tras las elecciones del 30 de diciembre tras varios aplazamientos y haber agotado su segundo mandato en 2016, será quien designe al primer ministro.

Tshisekedi se impuso contra todo pronóstico en las elecciones presidenciales, que estuvieron rodeadas de la polémica puesto que el resultado oficial anunciado por la comisión electoral no concuerda con los datos recabados por la Conferencia Episcopal durante el día de la votación --desplegó 40.000 observadores-- ni con el propio recuento realizado por el candidato opositor, Martin Fayulu, que asegura ser el verdadero ganador.

Tanto Fayulu, como el exvicepresidente Jean-Pierre Bemba y el exgobernador de Katanga Moise Katumbi que le apoyan, sostienen que Tshisekedi llegó a un acuerdo con Kabila para un reparto de poder, por el cual el opositor, hijo del histórico Etienne Tshisekedi, ocuparía la jefatura de Estado mientras que los 'kabilistas' controlarían el Parlamento y el Gobierno.

Contador