Afganistán anuncia la muerte de un alto cargo de los servicios de Inteligencia de los talibán

Un avión de combate A-29 de la Fuerza Aérea afgana
JOSH SMITH / REUTERS - Archivo
Publicado 11/01/2019 17:43:20CET

MADRID, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Afganistán han anunciado este viernes la muerte del jefe de los servicios de Inteligencia de los talibán para la provincia de Faryab, Qari Sibgatulá, en un bombardeo llevado a cabo el jueves.

El portavoz del Ministerio de Defensa afgano, Yavid Ahmad Ghafur, ha indicado que Sibgatulá estuvo detrás de numerosos ataques contra civiles y miembros de las fuerzas de seguridad en la provincia, sin dar más detalles acerca del bombardeo.

El ataque fue llevado a cabo el mismo día en el que las fuerzas afganas mataron a otros diez presuntos insurgentes en operaciones llevadas a cabo en Faryab, tal y como ha señalado el 209º Cuerpo Militar Shahin.

El repunte de la violencia ha vuelto a suscitar dudas sobre la viabilidad de las conversaciones de paz en Afganistán, a pesar de que este mes está previsto un nuevo encuentro entre representantes de los talibán y de Estados Unidos.

Las dos partes se han visto en los últimos meses al menos tres veces, sin que por ahora estos encuentros se hayan traducido en una paralización de los combates. Además, los talibán se han negado a mantener encuentros con el Gobierno afgano.

Por otra parte, fuentes de seguridad han señalado que las fuerzas internacionales mataron a un destacado comandante del grupo yihadista Estado Islámico en un bombardeo realizado en la provincia de Nangarhar (este).

Estas fuentes, citadas por la agencia afgana de noticias Jaama Press, han identificado al muerto como Jetab Emir, responsable de la entrega de explosivos y apoyo logístico para la ejecución de atentados en esta provincia.

Las Fuerzas Armadas afganas, junto a las fuerzas de Estados Unidos, han puesto en marcha varias operaciones militares contra Estado Islámico en la provincia de Nangarhar y otras zonas del país.

El aumento de las ofensivas contra los yihadistas busca frustrar la intención de Estado Islámico, que trata de coordinar sus operaciones en Afganistán con las de sus bases en Irak y Siria y extender su influencia en el país.

Contador