África advierte en la Cumbre de Lisboa de que no aceptará acuerdos económicos que dividan y creen nuevas situaciones

Actualizado 08/12/2007 14:23:42 CET

África advierte en la Cumbre de Lisboa de que no aceptará acuerdos económicos que dividan y creen nuevas situaciones

Actualizado 08/12/2007 14:23:42 CET

LISBOA, 8 Dic. (EUROPA PRESS/Clara Pinar) -

El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Alpha Oumar Konaré, recalcó hoy a la Unión Europea que los nuevos acuerdos de asociación económica que trata de cerrar con las cuatro regiones africanas de países África, Caribe y Pacífico (ACP) no deben "enfrentarlas" ni dar lugar a situaciones "no acordadas" que, dijo, los ciudadanos africanos no aceptarán.

Konaré fue este sábado el interventor más contundente de la ceremonia de apertura de la Cumbre UE-África, cuando se mostró de acuerdo con que el continente africano respete valores como los derechos humanos o la democracia pero apuntó que "no se trata de que África tenga que mimetizar lo que hacen los otros, sino actuar según su cultura".

Insistió en que "para la UA, África es una única" y pidió a la UE que se abstenga de "utilizar mecanismos de otra época", con negociaciones aisladas que puedan enfrentar a las regiones africanas y a los países en el seno de la misma región".

"Ningún país africano podrá llegar sólo a buen puerto sin los otros, el destino de los que van mejor va ligado a los que van peor", advirtió Konaré, que proclamó el derecho de los países africanos a "proteger" sus sistemas económicos.

"África", dijo, "necesita el tiempo necesario para concluir acuerdos justos y que tranquilicen" y "no correr el riesgo de abrir la vía de una sociedad no discutida, no analizada y no convenida" mediante unos acuerdos de asociación que "serán puestos en tela de juicio por los pueblos".

La UE ha insistido en la urgencia de concluir antes del 31 de diciembre los EPA con las seis regiones ACP que reemplacen a partir del año que viene los actuales Acuerdos de Cotonou, declarados ilegales por la Organización Mundial del Comercio (OCM).

A día de hoy, ya se han cerrado nuevos convenios con tres de las cuatro regiones africanas -- África Central, África Sudoriental y la Comunidad de desarrollo del sur de África -- mientras que se muestran más reticentes los países de África occidental - Benin, Burkina-Faso, Cabo Verde, Costa de Marfil, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea Bissau, Liberia, Mali, Mauritania, Níger, Nigeria Senegal, Sierra Leona y Togo--. La mayoría de ellos excepto Gana, Costa de Marfil, Cabo Verde, Nigeria y Senegal, son Países Menos Avanzados (PMA), que tendrán de todas formas un libre acceso al mercado comunitario por medio del programa Todo Menos Armas.

Precisamente la Comisión Europea anunció ayer la conclusión de un acuerdo bilateral con Costa de Marfil, país de renta media que corría el riesgo de quedar a merced de una competencia comercial más desigual a partir del 1 de enero de 2008.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, defendió en su intervención de este sábado en la Cumbre UE-África unos convenios que son, dijo, "alianzas con efectos benéficos".

"Los EPA van a convertir las relaciones comerciales en relaciones diversificadas y orientadas al desarrollo", afirmó Barroso, que apuntó que "no son sólo acuerdos comerciales, son un instrumento clave de una agenda política reforzada, un instrumento al servicio de nuestros objetivos comunes de desarrollo".