10 de abril de 2020
 
Publicado 20/01/2020 6:57:35 +01:00CET

AI asistirá a la audiencia previa de los dos psicólogos "responsables del programa de tortura de EEUU"

Base Naval de Guantánamo de Estados Unidos.
Base Naval de Guantánamo de Estados Unidos. - US NAVY - Archivo

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional (AI) ha informado este domingo de que asistirá a la audiencia previa que se celebrará la semana que viene de los dos psicólogos contratados por la CIA "responsables del programa de tortura de Estados Unidos" en la base naval de Guantánamo durante los interrogatorios a sospechosos de haber participado en los atentados del 11 de septiembre.

AI ha recordado los casos de James E. Mitchell y John 'Bruce' Jessen, dos psicólogos contratados por el Gobierno de Estados Unidos para implementar nuevas "técnicas mejoradas de interrogatorio" para hacer testificar a cinco posibles sospechosos de los atentados de Nueva York del 11 de septiembre.

Entre las nuevas técnicas se incluían, han denunciado desde la ONG, el confinamiento en celdas pequeñas, golpes, privación del sueño, así como el submarino, tanto el seco, que consiste en colocar una bolsa de plástico en la cabeza del reo hasta que pierde la respiración; como el mojado, por el cual el sujeto era colgado bocabajo introduciendo su cabeza en un ataque con agua salada u orina.

"El trabajo perverso de estos psicólogos ha retrasado dramáticamente la lucha global contra la tortura", ha denunciado la abogada experta en Derechos Humanos de AI Julia Hall.

"En lugar de rendir cuentas, las personas responsables del programa de tortura de Estados Unidos, incluidos Mitchell y Jessen, han sido protegidas y, en algunos casos, promovidas. La CIA no erradicará los abusos de los Derechos Humanos en el corazón de su programa antiterrorista", ha lamentado Hall, para quien esta "impunidad es una mancha en la historia de Estados Unidos".

"La tortura nunca está justificada y cualquier persona que la use debe rendir cuentas", ha zanjado.

El principal objetivo de estas audiencias es dilucidar si las declaraciones de los supuestos implicados en los atentados fueron contaminadas tras ser torturados y en ese caso si deberían excluirse o no de las evidencias que se presentarán en el juicio sobre el ataque a los Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001.

En ese sentido, AI ha denunciado que los cinco acusados podrían enfrentarse a penas de cadena perpetua sin son declarados culpables por las tribunales militares, cuyos procedimientos, ha dicho, "no cumplen con los estándares internacionales de un juicio justo".

La ONG ha explicado "que los funcionarios del Gobierno que estuvieron involucrados en la tortura y en los malos tratos a detenidos en el curso de la 'guerra contra el terror' de Estados Unidos deben rendir cuentas", al mismo tiempo que "los detenidos en Guantánamo deberían ser liberados o juzgados de inmediato en la Corte Federal".

En ese sentido, la ONG ha añadido que la base naval de Guantánamo, en territorio cubano, debe también ser cerrada por los numerosos casos de violaciones contra los Derechos Humanos que se cometen dentro de sus muros.