Alemania confía en que EEUU vuelva al Acuerdo de París en un futuro

Actualizado 05/11/2017 12:27:35 CET

BONN (ALEMANIA), 5 Nov. (DPA/EP) -

El secretario de Estado alemán de Medio Ambiente, Jochen Flasbarth, ha expresado este domingo su confianza en que Estados Unidos retorne en un futuro al Acuerdo Climático de París, aunque ha subrayado que la cumbre climática que comienza mañana en Bonn se celebrará teniendo muy en cuenta la ausencia norteamericana.

Las declaraciones de las últimas semanas de Tillerson, han abierto ligeramente la puerta a la esperanza de que al final la Administración de Donald Trump dé marcha atrás a su decisión. Sin embargo, Flasbarth ve esto como "muy improbable".

"Partimos de la base de que Estados Unidos saldrá del acuerdo", ha declarado. Sin embargo, se mostró seguro de que Estados Unidos volverá a entrar en el pacto. "Esto no será un proceso sencillo para Estados Unidos. Sería mucho mejor si se quedaran", indicó. "Pero estoy seguro de que volveremos a oír la frase: 'The US is back again' (Estados Unidos vuelve)".

La decisión de Trump no ha producido hasta el momento un efecto dominó, sino todo lo contrario, ha unido a los líderes internacionales, recordó el político alemán. Nicaragua, que en un primer momento rechazó el Acuerdo de París, lo ha firmado ahora. "Los únicos miembros de la ONU que se han opuesto al tratado han sido Siria y Estados Unidos. No se puede imaginar un mayor aislamiento", ha comentado.

Las delegaciones de los países se ocuparán durante dos semanas de la letra pequeña del Acuerdo de París. "Se trata de que nadie haga trampas", explicó Flasbarth. "Se podría engañar en muchos puntos. Se podría dar, por ejemplo, cifras erróneas de partida o de las emisiones de CO2 anuales". En su opinión, esclarecer estos detalles no es más sencillo que negociar un acuerdo en términos generales, más bien lo contrario.

En diciembre de 2015 se selló en París un histórico acuerdo climático vinculante para hacer frente al calentamiento global, negociado por primera vez por casi todos los países del mundo. Ahora lo realmente decisivo es que el pacto se acabe implementando para lo que hay que negociar los detalles de cómo se pondrá en marcha. En principio, los países se han comprometido a una reducción de los gases de efecto invernadero.