Alemania, dispuesta a acoger a los 49 migrantes rescatados en el Mediterráneo aunque con condiciones

Migrantes rescatados por el Sea Watch
REUTERS / DARRIN ZAMMIT LUPI
Actualizado 08/01/2019 21:37:11 CET

BERLÍN, 8 (DPA/EP)

Alemania ha expresado este martes su disposición a aceptar a los 49 migrantes de cerca de 300 migrantes rescatados en las últimas semanas por Malta y dos ONG en el Mediterráneo Central.

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, ha dicho este martes que el Gobierno de coalición se reunió el lunes por la noche para discutir el asunto y acordó aceptar los migrantes con la condición de que la UE encuentre una solución a largo plazo para distribuir a los rescatados en el Mediterráneo entre los estados miembro. "Creo que este es un equilibrio entre controlar la migración y el humanitarismo", ha señalado.

El barco de rescate de la ONG Sea-Watch rescató a 32 personas en problemas el 22 de diciembre y el barco operado por Sea-Eye hizo lo propio con otras 17 días después. Pese a que ambas organizaciones han advertido de la situación desesperada a bordo y han solicitado una solución, la UE no ha sido capaz de encontrar un puerto seguro para ambas embarcaciones.

Malta ha permitido a los dos barcos entrar en sus aguas territoriales debido al mal estado de la mar pero el Gobierno ha reclamado que la UE redistribuya primero a 249 refugiados que ya se encuentran en la isla antes de permitir el desembarco de los 49 nuevos rescatados.

La Comisión Europea lleva días en contacto con varios Estados miembros que han mostrado "voluntad" de ayudar a buscar una solución para el desembarco "lo antes posible" de los 49 migrantes varados a bordo de ambas ONG y ha pedido al resto de Estados miembro que contribuyan al "esfuerzo colectivo" más amplio.

Además de Alemania, Francia, Países Bajos, Luxemburgo, Portugal y Malta han mostrado voluntad en acoger a algunos de los 49 migrantes a bordo de las ONG y no se descarta que también acogieran a otros Irlanda e Italia, mientras que España ha expresado su rechazo "esta vez" a ayudar a acoger, aduciendo los esfuerzos que ya está haciendo para acoger a los migrantes que llegan directamente a sus costas, según varias fuentes diplomáticas.

Malta ha dejado claro que "la discusión sobre la relocalización ad hoc no debe limitarse a las personas a bordo de los dos barcos de las ONG sino extenderla a una parte de las personas que han sido rescatadas y están ya en Malta, como señal de buena voluntad", ha asegurado el Gobierno maltés en un comunicado.

En el mismo, ha recalcado que "hay discusiones en marcha en este contexto" y ha confiado en que "concluyan en la próximas horas", al tiempo que ha apelado a la necesidad de contar con "una solución europea a largo plazo" para abordar casos "similares en el futuro" y evitar que un único país como Malta asuma "más carga".

"Los 249 ya en Malta son parte de la ecuación, lo que hace más difícil llegar a un acuerdo. Se sigue negociando", han explicado fuentes europeas.

LOS MIGRANTES, DESESPERADOS POR SU FUTURO

Las naves de las ONG Sea Watch y Sea Eye han estado navegando de un lado a otro de la costa de Malta durante días. Las tripulaciones de los barcos han expresado su preocupación por el estado mental de los migrantes, agravado por el mal tiempo y el mareo.

"Los niños están enfermos y no pueden dormir debido a las olas. Nos estamos muriendo lentamente en este lugar", ha dicho Diamond, un nigeriano rescatado por el Sea-Watch 3 que se negó a dar su apellido.

"El único resultado sostenible es una solución a nivel europeo", ha señalado en declaraciones concedidas a la agencia británica Reuters Kim Heaton-Heather, jefe de la misión Sea-Watch 3, a bordo de la nave. "Todos están tratando de deshacerse de su responsabilidad", ha agregado.

El gobierno de Italia se ha dividido en este asunto: el ministro del Interior, Matteo Salvini, se niega a albergar a un solo migrante, mientras que el primer ministro, Giuseppe Conte, ofrece recibir a una pequeña cantidad mientras Malta permita que los barcos atraquen.

Dos decenas de grupos humanitarios, incluido Save the Children, han reclamado este mismo martes una reunión urgente con Conte para tratar de poner fin al enfrentamiento en el mar.

Contador