Actualizado 18/12/2017 18:21 CET

Alemania supedita su ayuda a Irak a que resuelva pacíficamente el conflicto con los kurdos

Sigmar Gabriel
REUTERS / AXEL SCHMIDT

BERLÍN, 18 Dic. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Alemania ha asegurado este lunes que su apoyo a Irak está supeditado a la unidad del país y a los esfuerzos del Gobierno central y el kurdo por resolver de forma pacífica sus diferencias políticas.

El Ejecutivo germano ha proporcionado más de 1.000 millones de euros en ayuda humanitaria, al desarrollo y a la estabilización de Irak desde 2014, lo que le convierte en uno de los mayores donantes internacionales.

"Nuestro apoyo es para un Irak como un país unido", ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores alemán, Sigmar Gabriel, en declaraciones a la prensa tras reunirse con el primer ministro del Gobierno regional kurdo, Nechirvan Barzani, en Berlín.

"Queremos continuar así pero con la condición previa de que Irak resuelva sus conflictos internos de forma pacífica y democrática y de que encontremos la forma de superar la situación tensa en la que estamos ahora", ha añadido.

Gabriel ha señalado que Alemania ya había advertido al Gobierno regional kurdo de que no debía celebrar el referéndum de independencia del 25 de septiembre, en el que los kurdos se mostraron mayoritariamente a favor de la secesión, y ha subrayado que ahora el objetivo debe ser restablecer el diálogo entre los dos bandos enfrentados.

La consulta kurda fue rechazada por el Gobierno iraquí y provocó una ofensiva militar en la que el Ejecutivo central reconquistó varias zonas del norte del país que hasta entonces estaban dominadas por los peshmerga (los combatientes kurdos iraquíes).

Gabriel ha dicho que Berlín presionará al Gobierno de Bagdad para que responda a las ofertas de diálogo que ha planteado el Ejecutivo regional kurdo. Por su parte, Barzani ha emplazado a Alemania a tener "un papel mayor" en Irak para "acercar" a los dos ejecutivos enfrentados.

El primer ministro kurdo ha elogiado a Alemania por apoyar la luchar de su región contra Estados Islámico y por entrenar a los peshmerga. La semana pasada, el Parlamento alemán aprobó una ampliación de la misión militar en el norte de Irak, integrada por unos 150 efectivos, hasta finales de marzo para permitir así al nuevo Gobierno germano valorar si quiere prorrogar más el despliegue.

Sin embargo, las tensiones entre los kurdos y el Gobierno central han hecho aumentar la preocupación por el futuro de la misión militar alemana en el norte de Irak. Tras no conseguir formar un gobierno de coalición con otros dos partidos con menos parlamentarios, la canciller alemana, Angela Merkel, está intentado acordar la formación de una gran coalición con los socialistas del SPD.

Para leer más