Ankvab se traslada a la base militar rusa de Guadauta porque teme por su vida

Actualizado 30/05/2014 18:47:17 CET

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la provincia georgiana de Abjazia, Alexander Ankvab, se ha trasladado a la base militar rusa en Gudauta al considerar que su vida corre peligro, después de que la oposición haya anunciado la toma del Gobierno regional.

El primer ministro abjazio, Leonid Lakerbaya, ha informado este viernes de que Ankvab se encuentra en Gudauta, precisamente, uno de los focos de la protesta de la oposición, que exige la retirada de las tropas rusas, según la agencia de noticias Itar-Tass.

Por su parte, el líder de la oposición abjazia, Raul Jadzhimba, ha convocado una rueda de prensa multitudinaria en la que ha anunciado la creación de un Consejo Nacional Provisional, una especie de Gobierno interino.

"Vamos a trabajar independientemente de cualquier declaración que Ankvab pueda hacer. En realidad ha renunciado a su puesto por decisión propia", ha sostenido, en alusión a su silencio ante las demandas de la oposición.

Jadzhimba ha explicado a la agencia de noticias británica Reuters que el Consejo Nacional Provisional se centrará en "crear las condiciones para que los ministerios y los demás departamentos puedan trabajar en paz".

El líder opositor ha considerado que actualmente solo hay dos instituciones legítimas en Abjazia, el nuevo Consejo Nacional Provisional y el Parlamento, que ayer aprobó una resolución para destituir a Ankvab.

"Nuestro cometido es unir esfuerzos con el Parlamento para garantizar la estabilidad durante el periodo de transición para desarrollar un modelo de reforma constitucional para evitar una posible usurpación del poder y crear un sistema política que la sociedad pueda controlar", ha explicado.

Por su parte, el representante del Gobierno de Ankvab en el diálogo con la oposición, el secretario general del Consejo de Seguriad, Nugzar Ashuba, ha sostenido que "hay una especie de pausa en el diálogo debido a las nuevas circunstancias". "Acordaremos el formato de nuestra próxima reunión conforme a las nuevas circunstancias", ha dicho.

DISTURBIOS

La oposición ha dado este paso después de tres días de disturbios en lo que una treintena de personas llegó a tomar la sede de la Presidencia de Abjazia durante unas horas el pasado martes, en lo que Ankvab consideró un intento de golpe de Estado.

Tras el fracaso de las conversaciones de ese día, el Gobierno y la oposición llegaron a un acuerdo el pasado jueves para reanudar el diálogo, después de consultar con el asesor presidencial ruso Vladislav Surkov.

El conflicto entre las autoridades y la oposición ha venido desencadenado por una disputa en torno a los pasaportes de los residentes en los distritos de la frontera este. Estos ciudadanos tienen nacionalidad georgiana y al adoptar la abjazia no han abandonado la primera, algo que contradice la legislación regional.

Según la oposición, 27.000 personas han recibido pasaportes abjazios de forma ilegal, por lo que la expedición de pasaportes ha quedado suspendida a petición de la oposición. Además, la oposición considera que Abjazia necesita medidas drásticas, incluida la formación de un gobierno de unidad nacional y la transferencia de algunos poderes presidenciales al Parlamento y el Gobierno.

Tras el colapso de la Unión Soviética, en 1991, Georgia se convirtió en un Estado independiente y sumó Abjazia a su territorio, pero apenas un año después la región autónoma rechazó 'de facto' el Gobierno georgiano. En 2008, tras una guerra de cinco días, Rusia reconoció la independencia de Abjazia respecto de Georgia, junto a otro puñado de países.