El aplazamiento electoral en varias ciudades de la RDC recrudece las protestas

Cartel electoral de Emmanuel Ramazani Shadary
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 27/12/2018 19:12:40 CET

Un grupo de manifestantes asalta un centro para pacientes de ébola en la ciudad de Beni

MADRID, 27 (EUROPA PRESS)

Las fuerzas de seguridad congoleñas han dispersado con tiros al aire una manifestación convocada este jueves en la ciudad de Beni, en el este de República Democrática del Congo (RDC), para protestar contra la decisión de la Comisión Electoral de aplazar las elecciones en esta localidad y de excluir por tanto a sus votantes de los comicios presidenciales del próximo domingo.

La Comisión Electoral anunció el miércoles el aplazamiento de la votación --a marzo de 2019-- en Beni y sus alrededores y en la cercana ciudad de Butembo por el brote de ébola y la violencia que ha afectado la zona, así como en Yumbi. En el resto del país los comicios siguen en marcha, por lo que los habitantes de estas áreas no podrán elegir al sustituto del presidente saliente, Joseph Kabila.

Las calles de Beni han sido escenario este jueves de manifestaciones en las que se han instalado barricadas y quemado neumáticos. "La Policía está actuando contra los manifestantes que tienen barricadas en la calle. Toda la ciudad está llena de humo", ha asegurado un vecino, Edmond Sikuk, en declaraciones telefónicas a Reuters.

Un testigo citado por esta agencia, Giscard Yere, ha confirmado tiros al aire por parte de los militares junto a la sede de la Comisión Electoral, para evitar que irrumpiesen en el interior del edificio. "Hay un grupo que quería entrar en las oficinas (...) para pedir la retirada de su decisión", ha afirmado.

Según el portal Actualité, un centenar de jóvenes se han concentrado también ante la sede de la oficina de respuesta frente a la epidemia de ébola, que se ha cobrado más de 350 vidas. Las fuerzas de seguridad locales han reforzado la vigilancia en torno a los centros de tratamiento, después de que al menos uno de ellos fuese atacado.

El Ministerio de Salud ha confirmado que los manifestantes han atacado un centro de tránsito en Beni donde se trata los casos sospechosos de ébola a la espera de la confirmación en laboratorio provocando daños materiales que aún se están evaluando y robando mesas y sillas.

En el momento del asalto había 24 casos sospechosos, de los cuales tres de carácter serio y que han sido evacuados a continuación al centro de tratamiento contra el ébola mientras se conoce el resultado de los análisis. En cuanto a los 21 restantes que han abandonado el centro, según el Ministerio, 17 de ellos habían dado negativo en el primer análisis y estaban a la espera del segundo mientras que a los otros cuatro se les habían tomado las muestras para el primer análisis.

"Los equipos médicos están en contacto con las familias de los pacientes que ha abandonado el centro de tránsito y se instalará una estructura temporal para poder hacerse cargo y aislar a los nuevos cargos sospechosos identificados hoy en Beni", ha precisado el Ministerio en su cuenta en Twitter.

PROTESTAS PARA EL VIERNES

El grupo activista Lucha, que se ha sumado a las movilizaciones de este jueves, ha difundido en redes sociales imágenes de las manifestaciones en las que se aprecia a decenas de personas manifestándose en la principal avenida de Beni.

También se han registrado protestas contra el aplazamiento electoral en la ciudad de Goma, donde los manifestantes han erigido igualmente barricadas que han complicado la circulación este jueves por la mañana, informa Radio Okapi.

Así las cosas, desde la coalición Lamuka que lidera el candidato presidencial Martin Fayulu y cuenta con el respaldo de los líderes opositores Jean-Pierre Bemba y Moise Katumbi se ha hecho un llamamiento a paralizar las actividades este viernes en todo el país.

La coalición opositora ha mostrado su "estupefacción" por la decisión de la Comisión Electoral de privar a más de millón de congoleños de su derecho a voto y ha denunciado que el aplazamiento en tres ciudades viene a sumarse "a las coartadas y obstáculos" impuestos por el Gobierno de cara a los comicios.

Tras considerar que con esta última medida la CENI ha "traspasado la línea roja", ha apelado a todos los congoleños a sumarse a "una jornada de ciudad muerta en todo el país este viernes 28 de diciembre".

Las elecciones para sustituir a Kabila, que gobierna República Democrática del Congo tras el asesinato de su padre en 2001, debían haberse celebrado en el año 2016, pero se han retrasado en varias ocasiones desde entonces. La violencia, que ha incluido la destrucción de material electoral, ha puesto en peligro la cita.

Contador