Aquino y el líder del MILF firman el acuerdo de paz

Actualizado 15/10/2012 13:02:18 CET

MANILA, 15 Oct. (Reuters/EP) -

El presidente filipino, Benigno Aquino, y el líder del grupo rebelde Frente Moro de Liberación Islámica (MILF), Ebrahim Murad, han firmado este lunes el acuerdo de paz que pondrá fin a un conflicto que en 40 años se ha cobrado la vida de más de 120.000 personas y que permitirá la puesta en marcha de una 'hoja de ruta' que culminará con la creación de una "nueva entidad política" de mayoría musulmana en la isla de Mindanao (sur), llamada Bangsamoro, antes de que finalice el mandato del jefe del Estado en 2016.

Aquino y Murad se entrevistaron personalmente este lunes antes de la firma del acuerdo martes. El líder rebelde, quien visitaba por primera vez el Palacio Presidencial de Manila, regaló al presidente un gong en miniatura que fue tocado de forma ritual. "Éste es el sonido de la paz", declaró Murad ante Aquino.

Se trata del segundo encuentro entre ambos desde agosto de 2011, cuando se reunieron en secreto en Tokio en un intento por reanudar unas conversaciones de paz iniciadas hacía quince años y que estaban interrumpidas.

El primer ministro de Malasia, Nayib Razak --cuyo Gobierno ha mediado en las negociaciones desde marzo de 2001--, ha estado presente en la firma del acuerdo, junto con varios dignatarios extranjeros y representantes de agencias internacionales humanitarias que se han implicado en el proceso de paz.

"Queda mucho trabajo por hacer para que podamos disfrutar plenamente de los frutos de este acuerdo", declaró Aquino. "Nos hemos comprometido a cumplirlo", añadió antes de la ceremonia de la firma, que tuvo lugar en el Palacio Malacanang. "Nos hemos comprometido a ayudar a nuestros socios a convertise en un verdadero partido político que pueda contribuir a que la región avance hacia una paz verdadera y hacia el progreso", manifestó.

EL PROCESO

Está previsto que Aquino emita en breve una orden ejecutiva para la puesta en marcha de una Comisión de Transición de quince miembros, que tendrá de plazo hasta 2015 para redactar una ley orgánica que oficialice la autonomía de Bangsamoro. La nueva entidad política y su marco legislativo se determinarán mediante plebiscito después de que se apruebe dicha ley orgánica.

Al final del proceso, Bangsamoro acumulará más poderes políticos y económicos. Entre otros, tendrá más competencias en materia de seguridad, de Justicia, en materia fiscal a fin de reducir los subsidios aportados por Manila y una porción más grande del pastel de la explotación de los recursos naturales, estimado en unos 312 millones de dólares (239,3 millones de euros).

Sin embargo, Manila mantendrá en su poder las "competencias exclusivas" de Defensa, ciudadanía, de política exterior, monetaria, seguridad y nacionalización tanto de los ciudadanos como de los derechos culturales, usos y costumbres.

Las dudas aireadas por Aquino no apaciguan las preocupaciones en Filipinas por la volatilidad del Mindanao musulmán, donde las diversas milicias islamistas que integran el MILF podrían optar por desintegrarse y proseguir con la causa armada, poniendo en riesgo así el acuerdo de paz.

A estas milicias, con fuertes vínculos con la organización terrorista Al Qaeda, se le suman los poderosos clanes locales, cuya influencia política podría verse menoscabada con la firma de este acuerdo.