Actualizado 24/02/2013 22:37 CET

Arafat Jaradat murió por tortura extrema bajo custodia israelí

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El ministro para los Asuntos Penitenciarios de la Autoridad Palestina, Issa Qaraqe, ha anunciado este domingo que la autopsia realizada al cuerpo de Arafat Jaradat, de 30 años, ha revelado que murió por tortura extrema bajo custodia israelí y no por un paro cardíaco, según ha informado la agencia de noticias palestina Maan.

   Qaraqe ha señalado que durante la autopsia, realizada en Israel en presencia de funcionarios palestinos, se han encontrado seis huesos rotos en el cuerpo de Jaradat: en su cuello, en su columna, en sus brazos y en sus piernas. Del mismo modo, durante el examen del cadáver se han descubierto heridas en el interior de su labio inferior, contusiones en el rostro, dos costillas rotas y sangre en la nariz. Todo ello indica que el reo palestino fue víctima de torturas mientras se encontraba bajo custodia israelí.

   Además, según el presidente de la Sociedad de Presos Palestinos, Qaddura Fares, la necropsia ha demostrado que Jaradat poseía un corazón y unas venas sanas lo que indica que no sufrió ni un ataque al corazón ni un derrame cerebral.

   Sin embargo, fuentes del Instituto Forense Abu Kabir de Tel Aviv, donde se ha realizado la autopsia, han informado a los medios israelíes de que no se han detectado "heridas externas" más allá de las que podrían haber provocado las maniobras de reanimación y un pequeño hematoma en la parte derecha de su pecho.

   "Se han detectado dos costillas rotas, lo que podría ser consecuencia de los intentos de reanimación. Estos resultados preliminares no pueden determinar la causa de la muerte", a falta de los análisis microscópicos y toxicológicos, señala el instituto

   Tras la autopsia, el cuerpo del joven ha sido transferido a la Media Luna Roja palestina en Tarqumiya, al oeste de la localidad de Hebrón, en Cisjordania, y trasladado al Hospital de Al Ahli. Jaradat será enterrado mañana en su ciudad natal.

   Una portavoz de las Autoridades Penitenciarias de Israel anunció ayer que Jaradat había aparentemente fallecido de un ataque al corazón en la prisión de Megiddo y que un equipo de emergencias intentó reanimarle sin éxito. Qaraque ha tachado de mentira las declaraciones de la portavoz y ha solicitado la creación de una comisión de investigación para descubrir a los responsables de la muerte del preso.

   El adjunto del ministro para los Asuntos Penitenciarios, Ziyad Au Ain, ha instado a cualquier doctor, incluyendo a los doctores israelíes, que dude que Jaradat fue torturado hasta la muerte a ver su cuerpo. "Jaradat murió debido a las torturas no por un derrame cerebral o un ataque al corazón", ha afirmado Ain, que ha añadido que los responsables de su muerte deben ser demandados ante la Interpol o el Tribunal Penal Internacional.

   Por su parte, el abogado de Jaradat, Kameel Sabbagh, ha indicado que su cliente fue torturado por interrogadores israelíes. Kameel estuvo presente en la última audiencia del joven palestino, que se celebró el jueves y que fue pospuesta doce días por el juez.

   "Cuando entré en la sala vi a Jaradat sentado en una silla de madera delante el juez. Tenía la espalda encorvada y parecía enfermo y frágil", ha indicado el abogado. "Cuando me senté a su lado me dijo que le dolía mucho la espalda y otras partes de su cuerpo ya que había sido golpeado y colgado durante muchas horas mientras estaba siendo investigado", ha explicado.

   Cientos de palestinos han protagonizado este domingo enfrentamientos con las fuerzas israelíes en Cisjordania en el marco de las protestas contra la muerte Jadarat. Durante Los enfrentamientos decenas de personas han sido heridas por balas de goma y al menos dos manifestantes han resultado heridos por balas reales, entre ellos un niño de 13 años, hijo de una miembro de las fuerzas de seguridad preventivas palestinas.