Arqueólogos restauran en Siria cientos de esculturas destruidas por Estado Islámico en Palmira

Daños causados por Estado Islámico en la histórica ciudad de Palmira (SIria)
REUTERS - Archivo
Publicado 10/01/2019 16:49:53CET

DAMASCO, 10 Ene. (Reuters/EP) -

Expertos de Siria trabajan desde hace meses en el Museo Nacional de Damasco para restaurar cientos de piezas arqueológicas destruidas por el grupo yihadista Estado Islámico en la localidad de Palmira durante su ocupación de la ciudad.

Estatuas y esculturas de siglos de antigüedad fueron destruidas por los yihadistas cuando tomaron el control de la Ciudad Vieja en el centro de Siria dos veces durante la guerra, que en marzo entrará en su noveno año.

El arqueólogo Muntajab Yusef trabaja en un antiguo busto de piedra de 1.800 años de una mujer con joyas y suntuosos atuendos, La Bella de Palmira, que fue dañado durante la primera ofensiva en la ciudad por parte de los yihadista en 2015.

Después de que las fuerzas del Gobierno sirio recuperaran la ciudad con apoyo militar ruso en marzo de 2016, el busto, junto con otros monumentos antiguos dañados, fue llevado a Damasco y archivado en cajas. Yusef ha señalado que, cuando el trabajo de restauración comenzó el año pasado, la pieza estaba en pedazos.

"Las manos y la cara se perdieron completamente, también partes del vestido y hay áreas que son más débiles", ha señalado Yusef, quien ha estado trabajando en el busto durante dos meses y es uno de los doce arqueólogos dedicados a las arduas tareas de restauración.

Mamun Abdulkarim, exjefe de Antigüedades de Siria, ha señalado que en algunos casos las piezas dañadas se transportaban en cajas de municiones vacías proporcionadas por el Ejército en Palmira.

Es difícil decir cuántas piezas hay en total, dado el estado en que se encontraron. La falta de documentación de los objetos también se suma al desafío de la restauración.

"Una gran parte de la documentación en el museo de Palmira se dañó con las antigüedades y las computadoras", ha subrayado el arqueólogo Raed Abbas. "Una estatua necesita fotos (...) para ser reconstruida", ha agregado.

Siria estaba en el corazón del antiguo Oriente Próximo, en una encrucijada de civilizaciones que llevó al país a formar parte de los imperios romano, griego, egipcio, persa y babilónico, de ahí su gran riqueza cultural.

Tras proclamar su 'califato', Estado Islámico saqueó museos y templos religiosos en busca de antigüedades. Aunque mostró vídeos destruyendo estos objetos, posteriormente se averiguó que eran réplicas. En realidad, la mayor parte de las piezas fueron vendidas para financiar la lucha terrorista.

Contador