Asciende a 29 el número de muertos en el ataque al hotel de Kismayo, incluidos extranjeros

Actualizado 13/07/2019 21:32:18 CET
Mapa Kismayo
EUROPA PRESS

MOGADISCIO, 13 (Reuters/EP)

Al menos 29 personas han muerto y 56 más han resultado heridas en el ataque de Al Shabaab contra un hotel en la ciudad somalí de Kismayo (sur), según el nuevo balance, que incluye entre los fallecidos a tres kenianos, tres tanzanos, dos estadounidenses y un británico. Entre los heridos hay dos ciudadanos chinos.

El portavoz de las autoridades locales, Abdinor Ibrahim, ha sido quien ha dado el nuevo balance de víctimas. Entre ellas hoy dos periodistas y un trabajador de la ONU, además de un candidato a las próximas presidenciales regionales de Jubalandia --previstas para agosto-- identificado como Shuuriye.

El ataque comenzó con la explosión de un coche bomba conducido por un suicida frente al hotel en el que se celebraba un encuentro entre parlamentarios, líderes políticos y notables. Tras la explosión, tres hombres armados han irrumpido en las instalaciones.

Cuatro milicianos atacaron el hotel. Uno de ellos era el suicida que iba con el coche bomba. Dos fueron abatidos y un cuarto fue capturado vivo por las fuerzas de seguridad de Jubalandia.

El ministro de Planificación de Jubalandia, Just Aw Hersi, ha confirmado a través de Twitter la muerte de varias personalidades políticas y ha especificado que algunos de los extranjeros fallecidos tenían doble nacionalidad somalí y de otros países.

Por su parte, la oficina para Somalia de la Organización Internacional para las Migraciones ha informado de que uno de sus trabajadores somalíes, Abdifatá Mohamed, ha muerto en este ataque. También la ONG SADO Somalia ha informado de la muerte de su director ejecutivo, Abdullahi Isse Abdulle.

En cuanto a los periodistas serían la canadiense-somaí Hodan Naleyah, fundadora de Integration TV, y Mohamed Sahal Omar, reportero para SBC TV en Kismayo. Entre los fallecidos estaría además Yama Fariid, marido de Hodan Naleyah y ministro de Comercio de Jubalandia.

"Hoda dio voz con su trabajo periodístico a las noticias positivas y a las contribuciones de su comunidad a Canadá. Era la voz de muchos. Lamentamos su pérdida y la de los demás fallecidos en el atentado de Kismayo", ha señalado el ministro de Inmigración de Canadá, Ahmed Hussen, a través de su cuenta en Twitter.

REIVINDICADO POR AL SHABAAB

Al Shabaab ha reclamado la autoría del ataque, según ha recogido SITE Intelligence Group, un organismo especializado en hacer seguimiento de los grupos terroristas. El grupo asegura que hay al menos 30 muertos.

Abdiasis Abú Musab, portavoz de operaciones militares de Al Shabaab, ha recalcado que "hay muchos muertos dentro del hotel, incluido un hombre blanco". "Controlamos el hotel", ha agregado. Así, ha detallado que "ha sido perpetrado un atentado con coche bomba (en el hotel) y después muyahidines armados han irrumpido en el mismo. Aún estamos combatiendo en el interior", ha zanjado.

Por su parte, el presidente de Somalia, Mohamed Abdullahi Mohamed, conocido popularmente como Farmajo, ha mostrado sus condolencias a los familiares de las víctimas.

"Este ataque terrorista en la ciudad de Kismayo refleja a los enemigos de los somalíes que tratan de desestabilizar a toda nuestra nación", ha afirmado el mandatario, quien ha descrito el ataque como "brutal". Además, el presidente ha asegurado que las fuerzas de seguridad federales y a nivel regional habían alertado de la seguridad antes.

Mientras, el secretario general de la ONU, António Guterres, ha condenado el atentado y ha trasladado sus condolencias a los familiares de los fallecidos. "El secretario general reafirma el apoyo y solidaridad de la ONU al pueblo de Somalia en su aspiración a un futuro pacífico", ha destacado Guterres en un comunicado oficial.

La ciudad de Kismayo se encuentra situada en la provincia de Bajo Yuba, en el sur del país africano. El grupo Al Shabaab fue expulsado de Kismayo en 2012, si bien controla zonas situadas en sus alrededores. Este sería el ataque más ambicioso del grupo yihadista en la ciudad desde que fuera expulsado de la misma.

Contador