Actualizado 29/07/2014 11:05

Asciende a 32 el número de palestinos muertos en los bombardeos ejecutados por Israel este martes

MADRID, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El número de palestinos fallecidos en la Franja de Gaza a causa de los bombardeos perpetrados por el Ejército israelí contra el enclave ha ascendido a 32, en una de las noches de mayor intensidad de ataques por parte de Israel, según ha informado la agencia palestina de noticias Maan.

   El portavoz del Ministerio de Sanidad gazací, Ashraf Qidra, ha indicado que entre los fallecidos hay varios menores de edad y siete miembros de una misma familia residente en la localidad de Rafá, ubicada en el sur del enclave palestino. En esta misma localidad han muerto cinco personas de una misma familia, entre ellos un niño.

   Además, once civiles --entre ellos tres niños y dos mujeres-- han muerto en un ataque ejecutado contra el campamento de refugiados de Bureij, que se ha saldado además con otros 15 heridos. Otras tres personas han muerto y cinco han resultado heridas en los alrededores del campamento.

   Por otra parte, tres personas de una misma familia han muerto y otras cinco han resultado heridos en un ataque en la localidad de Jan Yunis, ciudad en la que ha muerto otra persona en un bombardeo que se ha saldado con otros siete heridos.

   Por último, una mujer de 70 años de edad ha muerto en un bombardeo contra un barrio ubicado en el sur de Ciudad de Gaza, mientras que una niña de trece años ha fallecido en el Hospital Europeo  de Jan Yunis a causa de las heridas sufridas en otro ataque.

   El Ejército israelí ha afirmado haber bombardeado un total de 150 objetivos durante la madrugada, incluyendo la vivienda del primer ministro del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en la Franja de Gaza, Ismail Haniyeh, sin causar víctimas.

   El Ministerio del Interior gazací y el hijo de Haniyeh han confirmado el ataque contra la vivienda del primer ministro, y éste último ha asegurado que el inmueble se encontraba vacío en el momento del bombardeo.

   Entre los objetivos han estado también la sede del Ministerio de Finanzas del Gobierno gazací, así como las sedes de la emisora Al Aqsa y la cadena de televisión Al Aqsa --ambas vinculadas a la formación islamista--.

BALANCE DE VÍCTIMAS

   Más de 1.100 palestinos han muerto en el marco de la operación 'Margen Protector', mientras que el número de heridos supera los 6.470, según el balance oficial. Cerca del 80 por ciento de las víctimas son civiles, según los datos facilitados por Naciones Unidas.

   A primera hora de este martes, el Ejército ha confirmado la muerte de cinco soldados israelíes cerca de la comunidad de Nahal Oz, ubicada cerca de la frontera con la Franja de Gaza, después de que un grupo de milicianos palestinos se infiltraran en territorio israelí a través de un túnel.

   Horas antes, el brazo armado del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás), las Brigadas Ezzedim al Qassam, aseguró haber matado a diez soldados israelíes tras una operación de infiltración en las "líneas enemigas".

   El incidente eleva a diez el número de soldados israelíes muertos durante la jornada del lunes, tras la muerte de cuatro militares por el disparo de proyectiles de mortero contra una zona cercana a la frontera y de un quinto "en combate en el sur de la Franja de Gaza".

   Así, el balance de soldados muertos desde el inicio de la ofensiva contra el enclave palestino asciende a 53, a los que hay que sumar la muerte de dos ciudadanos israelíes y de un ciudadano de nacionalidad tailandesa.

LA OFENSIVA ISRAELÍ

   La ofensiva israelí se inició tras semanas de tensiones catalizadas por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en los alrededores de Hebrón. Durante los días siguientes las fuerzas de seguridad de Israel lanzaron una operación de búsqueda en la que murieron nueve civiles palestinos en Cisjordania, así como varios más en intercambios de disparos en la Franja de Gaza.

   La situación se deterioró después de que un adolescente palestino fuera secuestrado y quemado vivo en el Bosque de Jerusalén por un grupo de israelíes que presuntamente actuaron en venganza por el suceso previo. Al menos tres de los seis detenidos han confesado haber participado en el asesinato.

   Finalmente, el 8 de julio se inició la operación 'Margen Protector' contra Hamás, al que Israel acusa de estar detrás de la muerte de los tres jóvenes israelíes, si bien la formación lo ha negado y Tel Aviv no ha aportado pruebas que respalden sus acusaciones. La autoría del suceso fue reclamada por el brazo armado de Al Fatá, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa.

   Naciones Unidas informó sobre numerosos ataques por parte de las fuerzas israelíes contra la Franja de Gaza antes de la actual escalada del conflicto. En base a estos datos, los bombardeos y disparos de tanques registrados entre el 11 de junio y el 6 de julio mataron a doce presuntos milicianos y un niño e hirieron a 30 personas, fundamente civiles.

   Estos ataques provocaron daños a once escuelas, un pozo del que dependían 15.000 personas, un centro de salud y un almacén gestionado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA).

Para leer más