Ascienden a 19 los muertos por el atentado con coche bomba ejecutado el martes en el norte de Siria

Publicado 27/11/2019 17:31:33CET

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El balance de víctimas mortales a causa del atentado con coche bomba perpetrado el martes en la localidad siria de Tel Halaf, en manos de grupos rebeldes apoyados por Turquía, ha ascendido a 19, según ha informado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El organismo, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha indicado que entre las víctimas hay siete civiles, entre ellos un niño, mientras que el resto son miembros de grupos armados.

Tel Halaf se encuentra en los alrededores de Ras al Ain, cerca de la frontera con Turquía. Ankara cifró el martes en 17 los muertos y acusó del ataque a la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG), en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

"Mostrando una actitud mucho peor que Estado Islámico el grupo terrorista YPG/PKK sigue con sus atentados con coche bomba contra civiles. Los asesinos de niños han activado esta vez un coche bomba en Tel Halaf, al oeste de Ras al Ain, matando a 17 personas e hiriendo a más de 20", dijo.

El atentado, cuya autoría no ha sido reclamada por el momento, tuvo lugar horas después de que estallara otro coche bomba en la ciudad de Afrín, un suceso que se ha saldado con al menos ocho heridos.

Los grupos rebeldes sirios respaldados por Turquía lograron avances en esta zona a raíz de la ofensiva militar lanzada el 9 de octubre por Ankara contra las fuerzas kurdas que controlaban el área.

La ofensiva arrancó días después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, diera un giro de 180 grados a la alianza de Washington con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), hasta entonces un aliado clave en la lucha contra Estado Islámico, y retirara sus tropas de la zona para permitir la operación.

El 22 de octubre, tras un acuerdo previo de alto el fuego con Estados Unidos, Turquía acordó con Rusia el despliegue de las fuerzas del Ejército sirio apoyadas por policías militares rusos en el noreste de Siria pero fuera de la zona con presencia militar turca.

Además, Rusia y Turquía acordaron que las fuerzas del régimen sirio y los policías militares rusos facilitarían el repliegue de los milicianos kurdos a una distancia de 30 kilómetros de la frontera y el inicio de patrullas rusas y turcas a diez kilómetros de la frontera tanto en dirección este como oeste del área de la operación militar turca, excluyendo la ciudad de Qamishli.

Contador

Para leer más