Ascienden a 27 los civiles muertos en el último ataque achacado a las ADF en el este de RDC

Publicado 28/11/2019 21:40:31CET
Soldados del Ejército (FARDC) en un aoperación contra las Fuerzas Democráticas Aliadas (FDA) ugandesas.
Soldados del Ejército (FARDC) en un aoperación contra las Fuerzas Democráticas Aliadas (FDA) ugandesas. - REUTERS / GORAN TOMASEVIC - Archivo

MADRID, 28 Nov. (EUROPA PRESS) -

El número de muertos a causa del ataque ejecutado el miércoles por presuntos miembros de la milicia Fuerzas Aliadas Democráticas (ADF) en el territorio de Beni, en el este de República Democrática del Congo (RDC), ha aumentado a 27, según fuentes locales.

Las autoridades cifraron el miércoles en 19 el número de muertos, si bien fuentes de la sociedad civil local han indicado que se han hallado más cuerpos en Maleki y Masuku durante las operaciones de búsqueda.

El vicepresidente de la sociedad civil de Oicha, Kashembo Kitsambula, ha agregado que todas las víctimas localizadas en las últimas horas fueron decapitadas por los asaltantes, tal y como ha recogido el portal local de noticias Actualité.

Beni ha sido epicentro en el último mes de una ola de violencia que deja ya casi un centenar de víctimas mortales. La nueva matanza ha sido atribuida a las ADF, una milicia de origen ugandés contra la que el Ejército congoleño inició el pasado 30 de octubre una ofensiva para desalojarla de esta zona del país.

Según el recuento que hace Kivu Security, serían ya casi un centenar los fallecidos en los ataques registrados en Beni desde principios de noviembre, entre ellos dos mujeres, una de ellas embarazada, asesinadas el lunes por la noche.

El malestar en Beni ha ido en aumento ante la ola de ataques y lo que la población considera como "inacción" de la Misión de la ONU en el país (MONUSCO), a la que reprochan no actuar aunque algunos de los crímenes se han cometido cerca de sus bases.

El lunes, los manifestantes atacaron el ayuntamiento de Beni y la base de la MONUSCO en la ciudad, prendiendo fuego a las instalaciones. Las protestas durante la jornada se saldaron con al menos cuatro muertos. También se han registrado muertos en protestas en otras ciudades del este del país.

Ante el deterioro de la situación, el Gobierno de Félix Tshisekedi ha decidido instalar un cuartel general avanzado del Ejército en Beni y la realización de patrullas conjuntas con la MONUSCO, que ya han comenzado.

En este sentido, un portavoz de la MONUSCO señaló el miércoles que la misión de la ONU "entiende el enfado y la frustración de la población y hace todo lo posible, en colaboración con las Fuerzas Armadas y la Policía, para limitar los ataques contra la población civil".

Asimismo, sostuvo que los ataques contra la MONUSCO y otras instituciones "no hacen sino debilitar la lucha contra las ADF y otros grupos armados". "Solo una colaboración estrecha" entre las fuerzas de seguridad, la MONUSCO, las autoridades locales y nacionales y la población permitirá "restablecer una paz duradera", defendió.

Por último, la jefa de la misión, Leila Zerrougui, confirmó la apertura de una investigación en torno a la muerte de un hombre por disparos efectuados por los 'cascos azules' "cuando se preparaba para lanzar un cóctel molotov" en el marco de las manifestaciones en Beni.

Contador