Actualizado 25/05/2020 20:47 CET

La "mano derecha" de Boris Johnson descarta dimitir por su viaje de 400 kilómetros en pleno confinamiento

25 May 2020, England, London: UK Prime Minister Boris Johnson's senior aide Dominic Cummings makes a statement at 10 Downing Street
25 May 2020, England, London: UK Prime Minister Boris Johnson's senior aide Dominic Cummings makes a statement at 10 Downing Street - Jonathan Brady/PA Wire/dpa

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

Dominic Cummings, el asesor principal del primer ministro británico, Boris Johnson, ha descartado dimitir pese a que ha reconocido que hizo un viaje personal de 400 kilómetros cuando estaba obligado a guardar 14 días de cuarentena y ha subrayado que no lamenta lo que hizo. El caso ha provocado una tormenta política en Reino Unido, con al menos doce diputados del Partido Conservador de Johnson que se han manifestado a favor de la dimisión de Cummings.

"No he ofrecido mi dimisión. No lo he considerado", ha afirmado Cummings en rueda de prensa. "No lamento lo que hice (...). Entiendo que haya gente que está muy enfadada, que puede no estar de acuerdo", ha añadido.

Para la "mano derecha" de Johnson "las normas inevitablemente no cubren todas las circunstancias y está claro que yo estaba en una situación excepcional".

Cummings llevó a su hijo de 4 años a la casa de unos familiares en Durham, a 400 kilómetros de Londres, cuando su mujer estaba diagnosticada con coronavirus y él tenía síntomas, por lo que según la normativa tenía que cumplir confinamiento. La mujer acompañó a Cummings en ese viaje.

El asesor de Johnson ha recordado que hay excepciones contempladas para situaciones con niños pequeños, por lo que su actuación se ajusta "razonablemente a la legalidad".

El único punto en el que reconoce que podría haber actuado de forma diferente es en el de no haber tratado la cuestión con Johnson. "No consulté con el primer ministro esta decisión", ha indicado.

En cuanto a un segundo viaje a Barnard Castle desde Durham el 12 de abril, Cummings ha explicado que tomó el coche para conducir un trayecto corto y "comprobar mi vista" antes de regresar a Londres, dado que temía que la enfermedad le hubiera afectado a la visión. La respuesta ha sido ya motivo de escarnio y burla en redes sociales, ya que el desplazamiento fue de unos 50 kilómetros.

El propio Johnson ha comparecido este lunes en la rueda de prensa diaria sobre el coronaviurs, pero en cuanto se ha dado la palabra a la prensa para hacer preguntas, el tema se ha centrado en Cummings.

Sin embargo, el primer ministro no ha querido entrar en profundidad en el asunto y ha remitido a los periodistas en reiteradas ocasiones a los detalles sobre lo ocurrido dados por el propio Cummings. "La gente tendrá que formarse una opinión", ha subrayado, al tiempo que ha lamentado "la confusión, la ira y el dolor" que pueda sentir la gente con respecto a este incidente.

Este domingo Johnson respaldó a Cummings porque "no tenía alternativa", ya que "tanto él como su esposa iban a quedar incapacitados por el coronavirus".

La oposición laborista ha pedido una investigación urgente de lo ocurrido, mientras hasta doce diputados conservadores han cuestionado públicamente la actuación de Cummings.

"Dominic Cummings debe marcharse antes de que haga más daño a Reino Unido, al Gobierno, al primer ministro, a nuestras instituciones o al Partido Conservador", afirmó el domingo el diputado 'tory' Steve Baker en una columna para la web The Critic.

El también diputado conservador Damian Collins ha manifestado su descontento con Cummings, "un hombre que lleva creyendo durante mucho tiempo que las reglas con las que jugamos todos no se le aplican y que observa el escrutinio al que deberíamos estar sometidos todos desde una posición de autoridad y desprecio". "El Gobierno estaría mejor sin él", ha remachado Collins en su cuenta de Twitter.

Para leer más