Al Assad asegura que el Estado Islámico "no cuenta con una incubadora en Siria"

Actualizado 19/11/2015 8:41:20 CET
Bashar Al Assad.
EUROPA PRESS

Afirma que la transición se iniciará tras la derrota del terrorismo y reitera que su papel "no depende de la opinión de un país extranjero"

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha asegurado este miércoles que el grupo yihadista Estado Islámico "no cuenta con una incubadora en Siria", recalcando que el surgimiento del grupo se debió "al apoyo de turcos, saudíes, qataríes y la política occidental de apoyar a terroristas desde el inicio de la crisis" en Siria.

En una entrevista concedida a la cadena de televisión italiana Rai, el mandatario sirio ha recalcado que "hasta este momento, el Estado Islámico no cuenta con una incubadora natural, una incubadora social, en Siria".

"Si no tienes la incubadora, no debes preocuparte, pero (el grupo) puede seguir siendo fuerte mientras tenga el firme apoyo de distintos estados, ya sean de Oriente Próximo o estados occidentales", ha argumentado.

Al Assad ha descrito además como "un horrible crimen" los atentados de la semana pasada en París, que se saldaron con la muerte de 120 personas, apuntando que "siempre es algo triste oír como se mata a inocentes sin motivo". "En Siria entendemos el significado de perder a un familiar o un amigo querido. Hemos estado sufriendo esto durante los últimos cinco años", ha dicho.

"Lo sentimos por los franceses, al igual que por los libaneses unos días antes (en referencia al atentado en Beirut), y por los rusos por el avión derribado en el Sinaí, o por los yemeníes, pero el mundo, y especialmente Occidente, ¿lo lamenta por ellos o solo por los franceses?", se ha preguntado.

Respecto a la situación sobre el terreno, el presidente sirio ha dicho que "cambia cada día", explicando que "la mayoría de las zonas que controlan los terroristas han sido evacuadas por ellos o porque la gente ha huido a zonas controladas por el Gobierno".

"Militarmente, podemos ganar terreno o perder algún área, pero el Ejército no puede existir en todas las partes del país. En la actualidad, el 50 o el 60 por ciento de Siria es terreno vacío, donde no hay nadie", ha manifestado.

"Entre Damasco e Irak hay un espacio vacío, así que no se puede hablar sobre su control", ha señalado, resaltando que la situación en las fronteras "depende de los gobiernos que apoyan a los terroristas, como Turquía y Jordania". "Cuando se quiere controlar una frontera, ha de ser controlada por ambas partes", ha explicado.

CONVERSACIONES SOBRE LA TRANSICIÓN

En otro orden de cosas, Al Assad ha subrayado que su salida del poder depende únicamente de un proceso electoral en el que la población le retire su respaldo, recalcando que "no es algo que dependa de la opinión de un país extranjero".

"En el comunicado (de Viena) no hay nada que haga referencia al presidente. El punto principal es que todo lo que pase en el proceso político es algo que debe contar con el consenso de los sirios, por lo que la Constitución y el presidente, cualquier presidente, debe dejar su posición según un procedimiento constitucional", ha dicho.

"Por supuesto, va a haber elecciones parlamentarias, porque son las que mostrarán qué poderes políticos tienen un peso real entre la gente. Ahora cualquiera puede decir que es opositor, pero ¿qué significa eso?", se ha preguntado.

"A través de las elecciones, y los escaños que logren en el Parlamento demostrarán qué pueden tener en el siguiente Gobierno", ha apuntado, resaltando que todo esto tendrá lugar "después de que se tenga una nueva Constitución".

Asimismo, Al Assad ha sostenido que "si los sirios, durante el proceso de diálogo, quieren celebrar elecciones presidenciales, no es una 'línea roja'". "No se trata de mi decisión, debe haber un consenso entre los sirios", ha reiterado.

En este sentido, ha descartado ceder el poder a alguien de su confianza, explicando que "eso sería como hablar de una propiedad privada, pero es un asunto nacional". "Sólo los sirios pueden elegir a alguien en quien confíen", ha apuntado.

Por otra parte, ha descrito su viaje a Rusia como "fructífero", destacando que "los rusos comprenden muy bien esta región porque tienen relaciones históricas y las relaciones necesarias para jugar un papel".

TRANSICIÓN DESPUÉS DE DERROTAR EL TERRORISMO

En cualquier caso, el presidente sirio ha afirmado que el proceso de transición "empezará después de que el terrorismo sea derrotado". "Antes de eso no tiene sentido acordar un calendario, ya que no se puede lograr nada a nivel político si los terroristas controlan zonas del país", ha valorado.

"Son el principal obstáculo para cualquier avance a nivel político. Una vez logrado esto (la derrota del terrorismo), en un año y medio o dos se puede llevar a cabo una transición", ha dicho.

"Si hablamos de redactar una nueva Constitución, celebrar un referéndum, elecciones parlamentarias y el resto de procedimientos (...) no se tardaría más de dos años", ha asegurado.

Asimismo, ha insistido en que "cualquiera que porte armas, aterrorice a la gente y destruya propiedad pública o privada o mate a inocentes es un terrorista, no un opositor", subrayando que "esto ocurre en cualquier país".

"Lo único que hemos hecho desde el inicio de la crisis es combatir el terrorismo y apoyar el diálogo. No perderé el tiempo hablando de la propaganda de Occidente", ha señalado, resaltando que "el problema desde el principio es que Occidente no necesita a este presidente (él) y quiere que el Gobierno fracase para poder cambiarlo".

Pese a ello, ha manifestado que "no se puede decir que no se hayan cometido errores". "Hay errores a nivel táctico. Todos los sirios son responsables de lo que ha ocurrido. Somos responsables de permitir que los terroristas vinieran al país porque algunos sirios tienen la misma mentalidad y otros aceptaron ser marionetas de los países del Golfo y de Occidente", ha recalcado.

SITUACIÓN DE LOS REFUGIADOS

Por otra parte, Al Assad ha dicho que "siempre que una persona sale de Siria, es una pérdida para el país". "Nos sentimos tristes, sentimos su sufrimiento porque todo refugiado sirio tiene un historial de sufrimiento en Siria", ha dicho.

Así, ha achacado la situación a "la amenaza directa de los terroristas", "la influencia de los terroristas en la destrucción de infraestructura" y "el embargo estadounidense a Siria".

Al Assad ha descartado además que el conflicto en Siria sea una guerra religiosa, explicando que es un conflicto "entre gente que se ha desviado de la verdadera religión hacia el extremismo". "Es una guerra entre musulmanes reales y otros extremistas", ha dicho.

"Los terroristas usan estas palabras sagradas --Dios es grande-- para convencer a otra gente sencilla que luchan por Dios, lo que no es cierto", ha argüido, recordando que "esta región es moderada, con una sociedad moderada, especialmente en Siria".

"La principal razón de esta moderación es que hay una diversidad en sectas y etnias", ha apuntado, haciendo especial hincapié en el "factor cristiano" en la historia del país árabe. "Sin ellos (los cristianos), la religión tenderá al extremismo religioso, así que su futuro es importante, pero no puede ser separado del futuro de los sirios", ha explicado.

Por último, y para reforzar este punto, el mandatario ha afirmado que "el número de musulmanes asesinados en Siria es muy superior al de cristianos, por lo que no se puede decir que sean un objetivo".

"Una vez más, esto es algo utilizado únicamente por los extremistas para promover su guerra, diciendo que es contra los 'ateos' y que es en nombre de Dios, y así sucesivamente, pero no es así", ha remachado.

Para leer más