Papúa Nueva Guinea reclama a Australia el cierre definitivo de los centros para migrantes

Actualizado 22/07/2019 11:53:53 CET
El primer ministro de Australia, Scott Morrison
El primer ministro de Australia, Scott Morrison - REUTERS / FELINE LIM - Archivo

Los dos países acuerdan "elevar" su relación bilateral ante la creciente presencia de China en la región

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El primer ministro de Papúa Nueva Guinea, James Marape, ha pedido este lunes a su homólogo australiano, Scott Morrison, fijar un calendario para el cierre definitivo de los centros de detención que hay en la isla para los inmigrantes y solicitantes de asilo enviados por Australia.

Los acuerdos migratorios alcanzados por Australia en 2013 con sus vecinos regionales le permiten enviar a los inmigrantes y solicitantes de asilo que tratan de llegar a sus costas a centros de detención en Nauru y en Manus (Papúa Nueva Guinea). En 2016, el centro de Manus cerró sus puertas de forma temporal, en respuesta a las continuas críticas de la ONU y ONG por sus precarias condiciones.

"Necesitamos establecer un calendario para el cierre definitivo (...) que sea bueno para nosotros dos y, lo que es más importante, para los que han estado en (el centro de detención) de Manus", ha dicho Marape en la rueda de prensa que ha ofrecido junto a Morrison desde Canberra.

El mandatario australiano, por su parte, ha defendido que el centro de detención ya está cerrado y que solo queda llegar a acuerdos para reubicar a los migrantes, indicando que los reconocidos como refugiados recibirán la protección internacional que merecen, pero insistiendo en que los demás serán deportados.

Morrison ha destacado que en estos años se ha hecho un "progreso significativo" porque se ha pasado de las 1.353 personas que llegó a haber en el centro de detención de Manus a las 300 actuales, que ya no están recluidas pero permanecen en la isla. "Estamos en el proceso de reubicar a toda la gente fuera de Papúa Nueva Guinea", ha confirmado Marape.

ALIANZA REFORZADA

Por otro lado, han anunciado un acuerdo para reforzar la relación bilateral que implica celebrar al menos una cumbre anual. La reunión de este lunes ha sido la primera entre Morrison, que llegó al cargo hace un año, y Marape, que lo hizo el pasado mes de mayo.

"Hemos decidido elevar nuestra relación a una alianza integral, estratégica y económica", ha explicado Morrison, apostillando que Australia y Papúa Nueva Guinea ya tienen "una relación amplia y profunda pero, sobre todo, una relación de familia y amistad".

"Nuestra visita a Canberra no es casual, es una visita elegida porque ninguna relación es más importante que nuestra relación con Australia", ha ratificado Marape.

No obstante, el primer ministro de Papúa Nueva Guinea ha subrayado también el rol del país como puente entre Asia y Oceanía, deslizando con ello la importancia también de sus nuevos lazos con China.

INFLUENCIA CHINA

Australia siempre ha disfrutado de una gran influencia en el Pacífico, pero en los últimos años China ha ido aumentando su presencia regional, algo que preocupa a Canberra y a sus aliados occidentales.

En el caso de Papúa Nueva Guinea, se ha acercado al gigante asiático en busca de financiación. El antecesor de Marape, Peter O'Neill, fue el primer líder del Pacífico en unirse a la Nueva Ruta de la Seda. Se reunió con el presidente chino, Xi Jinping, más de diez veces.

Australia ha ofrecido a sus vecinos regionales más de 2.000 millones de dólares en créditos baratos, al tiempo que ha aumentado su presencia diplomática, en un intento de frenar a China.

"Marape ha dicho que quiere diversificar las relaciones de Papúa Nueva Guinea, pero esta visita reconfortará a quienes les preocupa que Australia ya no sea el socio preferente en la región", ha dicho a Reuters Jonathan Pryke, del Lowy Institute, un 'think tank' de Sídney.

Contador

Para leer más