Austria comienza los trabajos para poder levantar una valla en la frontera con Hungría

Actualizado 20/09/2016 13:06:09 CET
LEONHARD FOEGER/REUTERS

VIENA, 20 Sep. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Austria ha comenzado los trabajos para poder levantar una valla de unos 1,8 kilómetros de extensión en su frontera con Hungría, cerca del paso fronterizo por el que entraron hace un año miles de inmigrantes y refugiados.

Los preparativos, que incluyen el enterramiento de tubos verticales en los que se insertarán los soportes de la valla, comenzaron el lunes aunque todavía no se ha adoptado oficialmente la decisión de colocar la valla, según ha contado un portavoz de la Policía.

La valla situada cerca del puesto de la localidad de Nickelsdorf se construirá si el Gobierno de Austria decide poner en marcha las medidas más duras para poder rechazar a la mayoría de inmigrantes y refugiados cuando llegan a la frontera.

"Los denominado anclajes de tierra se han colocado", ha señalado un portavoz de la Policía en la provincia de Burgenlad, fronteriza con Hungría. El flujo de inmigrantes y refugiados en la frontera entre ambos países se ha reducido considerablemente desde 2015, cuando cientos de miles de personas, en su mayoría huyendo de la pobreza y la guerra en países como Siria, cruzaron la frontera para seguir la ruta de los Balcanes con destino a Alemania.

Desde entonces, Hungría ha construido una valla en su frontera con Serbia y los países de los Balcanes han introducido importantes restricciones en sus fronteras, en coordinación con Austria, lo que ha supuesto el cierre de esta ruta.

Tras la llegada de miles de inmigrantes y refugiados en 2015, cuando Austria recibió unos 90.000 solicitantes de asilo, lo que supone más del 1 por ciento de su población, el Gobierno ha asegurado que solo permitirá en 2016 un total de 37.500 solicitudes de asilo. El número de solicitudes de asilo llegó a las 26.400 en agosto de 2016.

Las medidas para controlar la llegada de migrantes, incluida la evaluación rápida de las quejas la gestión de fronteras, no entrarían en vigor antes de finales de octubre, para mantener la cifra de solicitudes por debajo del límite. Las autoridades de Austria sostienen que las vallas son necesarias para controlar a grupos masivos de personas.

El país construyó una barrera de cuatro kilómetros de extensión con un punto de acceso en su frontera con Eslovenia cuando el flujo de inmigrantes y refugiados se dirigió hacia allí y ha anunciado que hará lo mismo en la frontera con Italia si lo ve necesario.

Para leer más