Las autoridades de Indonesia prorrogan un día la búsqueda de víctimas de la tragedia

Equipos de búsqueda tras el terremoto en Palu
REUTERS / DARREN WHITESIDE
Publicado 11/10/2018 13:33:18CET

PALU (INDONESIA), 11 Oct. (Reuters/EP) -

Las autoridades de Indonesia han prorrogado por un día más este jueves la búsqueda de las víctimas del terremoto de 7,5 de magnitud y posterior tsunami que golpeó la isla de Célebes el pasado 28 de septiembre a petición de los familiares de los numerosos desaparecidos, según ha informado la agencia de mitigación de desastres.

Unos 10.000 rescatistas han peinado en el que iba a ser el último día de búsqueda las ruinas de la ciudad de Palu, una de las más afectadas por la tragedia, mientras los familiares mantienen la esperanza de poder hallar aún a sus seres queridos y poder ofrecerles un entierro digno. Pero el portavoz de la agencia de desastres ha anunciado en Yakarta que la búsqueda se mantendrá hasta el viernes por la noche.

Actualmente, el balance de muertos se sitúa en 2.073, pero no está claro cuántas personas continuarían desaparecidas. Las estimaciones oficiales apuntan a que podrían ser hasta 5.000.

"Ya no me quedan lágrimas, todo lo que quiero es encontrarles", afirma Ahmad, un agricultor de 43 años mientras espera junto a la pila de escombros que antes era su casa en el barrio de Balaroa, en Palu. Su mujer y sus dos hijas están desaparecidas bajo los escombros.

Balaroa y otros barrios de Palu quedaron arrasados por la licuefacción, un fenómeno que se produce cuando un terremoto sacude un terreno blando y lo convierte en un líquido viscoso. La tercera hija de Ahmad resultó herida grave y ha sido trasladada a la ciudad de Makassar para recibir tratamiento. "Es todo lo que me queda, todo lo que tengo, todos los demás, se han ido", se lamenta.

Los equipos de rescate están trabajando junto a los residentes para intentar identificar dónde podrían estar las víctimas. Sin embargo, es una tarea complicada por lo lejos que se movió la tierra durante la licuefacción.

"Esperamos que las familias entiendan que hay muy pocas esperanzas llegados a este punto", afirma el rescatista voluntario Hadrianos Poliamar. "Al mismo tiempo, si nos piden ayuda, si nos dicen 'por favor mira ahí, mi familia está ahí debajo', por supuesto no podemos decir que no, tenemos que excavar. Queremos ayudar a cuantas más personas posibles", añade.

Nur Alam Shah, un rescatista militar, asegura que está dispuesto a quedarse el tiempo que haga falta. "Pero ahora es duro. Ha pasado demasiado tiempo, los cuerpos ya no están intactos. Como mucho podemos encontrar un cráneo, o algunos fragmentos de hueso", subraya.

El Gobierno ha dicho que tienen que poner fin a la búsqueda de cuerpos por el temor a la propagación de enfermedades y para empezar a centrarse en la siguiente fase, la reconstrucción. Casi 80.000 personas se han visto desplazadas y muchas viven en refugios improvisados en las colinas en torno a Palu. El Gobierno ha dicho que necesita 10.000 tiendas de campaña.

Ya se están tomando datos de la destrucción y se están realizando mapas para ayudar a determinar dónde deberían construirse las nuevas viviendas. El peligro de tsunami cerca de la costa en el norte de Palu y de licuefacción en el sur son dos grandes preocupaciones.

Por lo pronto, las zonas afectadas por la licuefacción serán convertidas en parques, espacios deportivos y memoriales. El Gobierno ha indicado que la rehabilitación y la reconstrucción llevarán hasta 2021.

Contador