Ban pide a Indonesia que no ejecute a los nueve presos condenados por narcotráfico

Publicado 28/04/2015 3:28:19CET

MADRID, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, ha reclamado este lunes al Gobierno de Indonesia que no ejecute a los presos condenados por narcotráfico, recalcando que la pena capital debe ser aplicada sólo en casos de crímenes muy graves.

Ban, que ha recordado que el organismo se opone a la pena de muerte en cualquier circunstancia, ha solicitado al presidente indonesio, Joko Widodo, que considere urgentemente declarar la moratoria a la pena capital de cara a su abolición.

Las autoridades de Indonesia han desoído las peticiones de clemencia planteadas por varios países y han mantenido la ejecución de nueve presos condenados por tráfico de drogas, a pesar de que en el caso de dos de ellos, de nacionalidad australiana, sobrevuelan sospechas de corrupción.

El Tribunal Constitucional indonesio ha accedido a deliberar sobre un recurso presentado por los australianos Myuran Sukumaran y Andrew Chan. "Tenemos un número de registro y una fecha fijada para el 12 de mayo", ha anunciado el abogado de ambos, Leonard Arpan, en declaraciones a los medios.

Sin embargo, la Fiscalía ha aclarado que no aplazará la fecha de la ejecución, que previsiblemente se conocerá el martes por la mañana. Las autoridades prevén fusilar a estos dos condenados, junto a otros siete de Brasil, Filipinas, Nigeria e Indonesia, de forma inminente --incluso el martes por la noche--.

La ministra de Exteriores de Australia, Julie Bishop, ha reclamado la suspensión de las ejecuciones porque existen acusaciones "muy graves" sobre las supuestas peticiones de dinero por parte de los jueces del caso. El abogado Muhamad Rifan ha asegurado al 'Sydney Morning Herald' que pactó pagar a los jueces alrededor de 100.000 dólares a cambio de que dictasen penas de cárcel inferiores a 20 años.

El Gobierno indonesio, sin embargo, sostiene que se cumplió el debido proceso y que los dos detenidos tuvieron a su disposición toda una serie de apelaciones y ha instado a las autoridades australianas a demostrar las acusaciones vertidas en los últimos días.

El propio Widodo ha preguntado a Australia "por qué no planteó antes" sus sospechas de corrupción: "Cuando ocurrió, por ejemplo".

Otra de las vidas en juego es la de la filipina Mary Jane Veloso, por quien se ha interesado el presidente de su país, Benigno Aquino. El mandatario de Filipinas se reunió con su homólogo de Indonesia, Joko Widodo, coincidiendo la presencia de ambos en el foro de la ASEAN.

Aquino apeló a la "consideración humanitaria" para que se revise el caso y, según la Presidencia filipina, Widodo se mostró comprensivo y prometió trasladar estas peticiones a la Fiscalía General. Sin embargo, el Ministerio Público de Indonesia ha aclarado a Reuters posteriormente que tampoco habrá piedad para Veloso.

A LA ESPERA

Los nueve condenados esperan su ejecución en una cárcel de alta seguridad de la isla de Java. Decenas de policías y militares se han sumado este lunes al amplio despliegue de seguridad en la zona, mientras que un responsable local, Suhendro Putro, ya confirmado que ya han llegado nueve ataúdes.

Uno de los australianos que esperan en el corredor de la muerte, Andrew Chan, se ha casado este lunes en prisión con su novia, de nacionalidad filipina. A la ceremonia ha asistido un pequeño grupo compuesto por familiares y amigos.

"Son momentos duros pero felices al mismo tiempo", ha afirmado el hermano del novio, Michael Chan. "Sólo esperamos que el presidente tenga compasión y perdone a esta joven pareja para que pueda seguir con su vida", ha añadido.

Para leer más