Publicado 12/12/2021 14:09CET

El Banco Mundial y la OMS avisan que la pandemia ha paralizado las aspiraciones hacia la cobertura sanitaria universal

Archivo - Médico de Amref Health Africa
Archivo - Médico de Amref Health Africa - AMREF HEALTH AFRICA - Archivo

Los costes sanitarios y el resquebrajamiento de los sistemas de salud más débiles empujan a la pobreza a 500 millones de personas

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Dos estudios complementarios publicado este domingo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial revela que la pandemia acabará paralizando dos décadas de avances hacia el logro de la cobertura sanitaria universal y está empujando ahora mismo a 500 millones de personas a la pobreza o a la pobreza extrema al tener que costearse los servicios sanitarios de sus propios bolsillos.

La pandemia ha detonado la peor crisis económica desde la crisis del 29 y ha terminado por arrastrar a millones de personas hacia la ruina mientras la saturación de enfermos por coronavirus ha provocado un incremento de muertes por tuberculosis y malaria.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha declarado que "no hay tiempo que perder" y ha instado a todos los gobiernos del mundo a que "reanuden de inmediato y aceleren sus esfuerzos para garantizar que sus ciudadanos puedan acceder a los servicios de salud sin temor a las consecuencias financieras".

Un aumento del gasto público en salud y apoyo social, así como un mayor hincapié en los sistemas de atención primaria de salud son algunas de las medidas propuestas por el director general de la OMS, mientras el director global de Salud, Nutrición y Población, Juan Pablo Uribe, lamenta que la crisis del coronavirus ha llegado en un momento en que "casi 1.000 millones de personas gastaban más del 10 por ciento de su presupuesto familiar en salud"

"Esto no es aceptable, especialmente porque las personas más pobres son las más afectadas", ha agregado Uribe antes de pronosticar que los gobierno deberán tomar "difíciles decisiones dentro de un espacio fiscal restringido para proteger y aumentar sus presupuestos sanitarios".

Ambas organizaciones lamentan la ausencia de medidas para facilitar el acceso económico a la cobertura sanitaria, en particular en las zonas rurales más pobres del planeta, los más propensos a la difusión de enfermedades. Por lo tanto, se da la circunstancia de que las familias que más dinero dedican a los cuidados médicos son precisamente las mismas que apenas se los pueden costear.

Así pues, Banco Mundial y OMS piden también a los países una mejor investigación sobre las necesidades exactas de sus diferentes estratos de población, en términos de acceso, cobertura, disponibilidad y gasto porque "solo cuando los países tengan una idea precisa del funcionamiento de su sistema de salud, podrán orientar eficazmente las acciones para mejorar la forma en que satisfaga las necesidades de todas las personas".

Para leer más