Actualizado 16/05/2007 00:44 CET

B.Mundial.- La Casa Blanca dice que las acusaciones contra Wolfowitz no constituyen motivo de "despido"

WASHINGTON, 15 May. (EP/AP) -

La Casa Blanca reconoció hoy que "todas las opciones están sobre la mesa" en lo que se refiere a la permanencia o no del actual presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowit --acusado de ayudar a su novia a ascender profesionalmente, en cargo y sueldo, abusando de su poder y perjudicando con ello la imagen de la instancia económica--, si bien reiteró su confianza en Wolfowitz al alegar que las acusaciones en su contra no son motivo de "despido".

En este sentido, el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, subrayó que la Administración norteamericana tiene "confianza en Paul Wolfowitz" e incidió en que las acusaciones contra el presidente del Banco Mundial no constituyen "una ofensa", dijo, motivo "de despido".

Asimismo, insistió en que sólo resulta apropiado someter a debate el liderazgo del Banco Mundial una vez que se hayan resuelto las acusaciones que penden sobre Wolfowitz. "De forma separada, en algún momento futuro van a darse conversaciones sobre el correcto liderazgo del Banco Mundial", reconoció Snow, añadiendo que "en este sentido todas las opciones están sobre la mesa".

Por su parte, Wolfowitz en respuesta al informe consideró "muy injusto" el hecho de que se determine que entró en un conflicto de intereses porque "confió" en los "consejos sobre ética del Consejo de la mejor manera" en los entendió.

"No parece que sea el tipo de cosa por la que te gustaría ver la dimisión del presidente del Banco Mundial", señaló por su parte la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice. "Espero que se resuelva de manera veraz respecto a lo que ha pasado realmente y para fortalecer al banco, una institución realmente importante", añadió.

Estas declaraciones se conocen en vísperas de que el propio Wolfowitz comparezca ante la junta de administración del BM --a pesar de que los procedimientos no son públicos se espera que se anuncie una decisión el martes o miércoles--, poco después de que informe dado a conocer ayer por un comité de expertos de la propia institución determinara que Wolfowitz violó el código ético del organismo al acordar el cambio de puesto y aumento de sueldo para su novia, Shaha Ali Riza, una situación que ha provocado una "crisis de liderazgo" en el BM, según dicho informe.

Por ello, el comité recomendó que el consejo de administración del Banco Mundial --formado por 24 miembros-- determine si Paul Wolfowitz "será capaz de proporcionar el liderazgo" para asegurar que el banco cumpla su misión de combatir la pobreza en todo el mundo. El consejo deberá decidir, por tanto, si despiden a Wolfowitz, piden su dimisión, expresan un voto de no confianza o lo reprenden.

Los integrantes se han mostrado inclinados hacia un voto de censura u otra expresión en términos severos, que haga difícil, si no imposible, que Wolfowitz se mantenga en el cargo.