Bolton reconoce que Washington acordó pagar dos millones a Corea del Norte por Otto Warmbier

EEUU revela que existen "innumerables conversaciones" entre miembros del Ejército de Venezuela y la oposición
-/SMG via ZUMA Wire/dpa - Archivo
Publicado 28/04/2019 18:56:15CET

NUEVA YORK, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

John Bolton, asesor de Seguridad Nacional del presidente estadounidense, Donald Trump, ha reconocido este domingo que en 2017 alcanzaron un acuerdo con Corea del Norte para pagar dos millones de dólares por los cuidados médicos de Otto Warmbier, ciudadano estadounidense retenido en el país asiático. Sin embargo, ha subrayado, en ningún momento se materializó ese pago.

"No se pagó ningún dinero. Eso está claro", ha subrayado Bolton en declaraciones a la televisión Fox News, con lo que confirma la información sobre el acuerdo publicada por 'The Washington Post' y que el propio Trump calificó de "fake news".

Warmbier fue detenido en Pyongyang el 1 de enero de 2016 tras llevarse un cartel propagandístico en un hotel y condenado a 15 años de cárcel con trabajos forzados en marzo de ese mismo año por lo que se consideró un "acto hostil contra el Estado". El joven cayó en coma por razones que se desconocen, si bien las autoridades norcoreanas no informaron de su estado a Washington hasta junio de 2017.

Yun y el médico Michael Flueckiger viajaron a Pyongyang, donde visitaron a Warmbier en el Hospital Amistad del distrito diplomático, en el que solo se trata a extranjeros. Tras examinarle y hablar con los médicos, Flueckiger elaboró un informe. Según ha contado, era "evidente" que el estadounidense había recibido "muy buena atención", al margen de lo que le ocurrió que le dejó en coma.

Por su parte, Yun, que trabajaba para el Departamento de Estado, recibió una factura de 2 millones de dólares de las autoridades norcoreanas, que le insistían en que firmara una autorización de pago antes de permitir que Warmbier volviera a casa, según las fuentes consultadas por el 'The Washington Post'. Tras hablar con el entonces secretario de Estado, Rex Tillerson, que a su vez habló con Trump, el funcionario firmó la autorización, por lo que finalmente Warmbier pudo volar de vuelta a Cincinnati.

Su padre, Fred Warmbier, ha asegurado al diario que no había oído hablar de una factura de hospital aunque ha considerado que sonaba como un "rescate" por su hijo, que falleció seis días después de su llegada a Estados Unidos, sin que aún se haya aclarado qué fue lo que provocó la hemorragia cerebral que le dejó en coma.

Fred Warmbier ha acusado a las autoridades norcoreanas de golpearle y torturarle bajo custodia, pero los médicos que le examinaron en Estados Unidos sostienen que no hay pruebas de ello. Tras su muerte, no se llevó a cabo autopsia a petición de la familia. Por su parte, Pyongyang asegura que el joven enfermó tras comer cerdo y espinacas, pero también ha dicho que sufrió una grave reacción alérgica a los sedantes que le administraron.

Los padres de Otto Warmbier denunciaron a Corea del Norte por la muerte de su hijo y el pasado diciembre un tribunal condenó al país a pagar 501 millones de dólares en daños, un dinero que Pyongyang seguramente nunca pagará. El matrimonio ha responsabilizado a Kim Jong Un de lo ocurrido, pero Trump dijo durante su segunda cumbre en febrero que cree al líder norcoreano cuando dice que no sabía lo ocurrido.

Contador

Para leer más