Bruselas avisa a Alemania y Austria de que es "momento de parar" con los controles en la frontera interior

Publicado 12/10/2018 16:54:34CET

BRUSELAS, 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Interior, Dimitris Avramopoulos, ha avisado este viernes a los países que mantienen controles en la frontera interior del espacio Schengen, entre ellos Alemania y Austria, de que es "momento de parar" con esta vigilancia reforzada que limita la libre circulación de los europeos y reemplazarla por medidas alternativas.

"Es el momento de parar. Sí, lo entiendo, hay preocupaciones y algunas están justificadas (...), pero lo importante es mantener vivo (el espacio sin fronteras) Schengen", ha razonado Avramopoulos a su llegada a una reunión de ministros de Interior de la UE en Luxemburgo.

El comisario ha recalcado que la libre circulación de personas es uno de los "paradigmas" de la integración europea y que se pondrá en riesgo si se sigue aplazando el fin de estos controles, que seis estados miembros reintrodujeron en 2015 para frenar el flujo migratorio irregular.

Actualmente, Austria, Dinamarca, Alemania, Francia, Noruega y Suecia mantienen de manera "temporal" estos controles, tras haber encadenado sucesivas prórrogas.

Tres de ellos --Austria, Francia y Dinamarca-- han notificado formalmente a las autoridades de la UE su intención de prorrogarlos seis meses más (hasta abril o mayo de 2019, según los casos) y Alemania ha dicho públicamente que va a hacer lo propio, aunque aún no lo ha formalizado, según han indicado a Europa Press fuentes europeas.

Así las cosas, Avramopoulos ha reiterado la necesidad de poner fin a esta estrategia para "mantener vivo Schengen" y ha animado a estos países a ir reemplazando de manera progresiva los controles sistemáticos por medidas alternativas, como "controles policiales reforzados" en puntos fronterizos.

Los estados miembro que prorrogan sus controles en el marco del artículo 25 del Código de Fronteras Schengen, como es el caso de estos seis países, pueden hacerlo sin el permiso de Bruselas, aunque sí deben notificárselo formalmente para que el Ejecutivo comunitario evalúe la "necesidad" y "proporcionalidad" de la medida. La Comisión podría emitir una opinión desfavorable, algo que no ha hecho nunca desde que se reintrodujeron los primeros controles en 2015.

Así las cosas, el comisario ha admitido que hay "razones justificables" que pueden evocar los gobiernos europeos para defender la prórroga, pero ha insistido en que "no podemos seguir así en el futuro".

"Hemos avanzado en medidas para profundizar la confianza mutua entre los Estados miembros, mejorar la cooperación y hay un intercambio de información que no se había hecho hasta ahora", ha repasado el comisario, para subrayar que ha habido progresos en materia de seguridad y gestión migratoria.

"No puedo imaginar una Europa con fronteras internas", ha concluido Avramopolus, tras señalar el derecho de los ciudadanos a "sentirse seguros y, al mismo tiempo, sentirse libres para viajar".