Publicado 22/06/2020 12:16:31 +02:00CET

Bruselas espera avances en la cumbre con China pese a las desavenencias sobre Hong Kong y Derechos Humanos

Ursula Von der Leyen y Charles Michel
Ursula Von der Leyen y Charles Michel - Etienne Ansotte/European Commiss / DPA

BRUSELAS, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea espera que la cumbre virtual con China de este lunes sirva para avanzar en aspectos de la cooperación chino-europea, desde comercio hasta acción climática, pese a las desavenencias en materia de Derechos Humanos que han tensado las relaciones las últimas semanas.

La videoconferencia que reunirá a la presidenta de la Comisión, Ursula Von der Leyen, y el presidente del Consejo, Charles Michel, primero con el primer ministro chino, Li Keqiang, y luego con el presidente chino, Xi Jinping, cubrirá gran parte de las complejas relaciones que mantienen Bruselas y Pekín y que se ven atravesadas por las discrepancias en materia de Derechos Humanos y por el papel asertivo de Pekín en la arena internacional, con la situación en Hong Kong como conflicto que mejor ejemplifica esas diferencias.

Aunque desde la Comisión reiteran que los temas de Derechos Humanos se tratan sistemáticamente en los contactos con las autoridades chinas, lo cierto es que de la cumbre no saldrán unas conclusiones ni una declaración conjunta, instrumentos que usa la UE para alinear su visión con sus socios en distintas materias.

Así las cosas, gran parte de la reunión se centrará en la negociación comercial y la exigencia comunitaria de una reciprocidad en el trato para las empresas europeas en Asia y de un marco comercial en igualdad de condiciones.

Desde Bruselas esperan que se produzca un paso adelante en las negociaciones en las próximas semanas, ya que desde hace unos meses se han cerrado solo acuerdos en cuestiones técnicas, señalan fuentes comunitarias, que reiteran que faltan avances en problemas de base como el acceso al mercado, la propiedad intelectual o los subsidios estatales chinos.

Estas fuentes entienden que para desbloquear la situación es posible que se necesite la implicación a más alto nivel nacional, es decir de los líderes de los Veintisiete. Con todo, si las conversaciones no llegaran a buen puerto, desde el gobierno comunitario ya plantean escenarios alternativos y herramientas que se puedan usar para combatir la competencia desleal.

En el marco de esta estrategia se encuadra el Libro Blanco presentado por la Comisión para explorar los medios con que la UE debería contar en este campo y poder actuar si una empresa extranjera recibe ayudas de Estado que le dan una ventaja desleal sobre sus competidores europeos en el mercado único, por ejemplo obligándole a vender activos europeos o bloqueándole el acceso a licitaciones.

CONTRADICCIÓN CLIMÁTICA DE CHINA

La agenda climática estará también sobre la mesa. Se trata de un asunto que preocupa sobremanera al Ejecutivo comunitario, que ha situado la transición climática como una de sus prioridades para los próximos años, y en el que busca persuadir a Pekín para que se implique más. "No tenemos una solución global al clima sin que esté China", ha resumido fuentes europeas.

Pese a que China es líder mundial en inversión en energía limpia, a la vez está abriendo centrales térmicas. Por ello Bruselas señala que el problema no es el compromiso de Pekín con la agenda climática sino el nivel de ambición de sus políticas, algo que se materializa con los objetivos de neutralidad climática, que Europa se ha marcado para 2050.

"En la práctica China es un socio clave para el pacto de París, es un buen aliado en los foros internacionales pero en cuestiones domésticas no está en la posición que un país industrializado debería estar", han señalado estas fuentes. Ante estas contradicciones, el bloque europeo quiere involucrar al gigante asiático en la solución global para evitar además que la actitud de Pekín de pie a otros países a relajar sus compromisos.

Contador