Buteflika defiende las "reformas" en Argelia y la "mejora sensible" a nivel social tras lanzar su candidatura

 Abdelaziz Buteflika
LOUAFI LARBI / REUTERS - Archivo
Publicado 11/02/2019 17:13:00CET

Afirma que convocará una conferencia nacional si gana y apuesta por integrar a los jóvenes en la Administración Reconoce "no contar con la fuerza física de antaño" pero recalca que quiere "servir a la patria"

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, ha defendido las "reformas" puestas en marcha durante su mandato y ha destacado una "mejora sensible" en el plano social en el país, tras anunciar que presentará nuevamente su candidatura a la reelección en los comicios que se celebrarán en abril.

Buteflika, de 81 años, confirmó su candidatura el domingo, un día después de que el gubernamental Frente de Liberación Nacional (FLN) le designara formalmente como candidato. El mandatario había recibido previamente el apoyo de la Reagrupación Nacional para la Democracia (RND), el partido del primer ministro de Argelia, Ahmed Uyahia.

Desde que sufriera un infarto en 2013, Buteflika raramente ha aparecido en público y sólo se difunden imágenes sobre visitas de encuentros a alto nivel con mandatarios internacionales, lo que ha suscitado las dudas sobre la continuidad del presidente después de cerca de dos décadas en el poder.

Sin embargo, en los últimos meses se había especulado con que un nuevo mandato para Buteflika sería algo que daría tiempo a la cúpula del FLN y del Ejército, así como de los principales empresarios del país, para organizar una sucesión ordenada, ante las crecientes tensiones sociales, que han derivado en decenas de manifestaciones contra el deterioro de la calidad de vida.

En un mensaje a la nación, el mandatario argelino --quien opta ahora a un quinto mandato al frente del país africano-- se ha centrado precisamente en destacar las mejoras que, según él, ha registrado el país durante su mandato, y en especial en los últimos cinco años.

Así, ha apuntado que "la seguridad y la serenidad han sido restablecidas en el país" y que "las heridas han cicatrizado y la fraternidad reina en el seno de la sociedad".

"PROGRESOS INNEGABLES"

"Las reformas se han sucedido en muchos campos, especialmente en justicia, educación, administración y economía. La democracia, así como los derechos y libertades de los ciudadanos, han registrado grandes avances", ha subrayado.

En este sentido, ha indicado que ha habido "progresos innegables en la diversificación de la economía", así como "una reducción del paro" y un aumento de la escolarización y el acceso de la población a institutos y universidades.

Buteflika, que ha reconocido que "no cuenta con la fuerza física de antaño, algo que nunca ha ocultado a la población", ha recalcado que sí tiene sin embargo "la voluntad inquebrantable de servir a la patria", en un intento por despejar las dudas en torno a su capacidad para seguir en el poder.

"En los últimos meses, numerosas voces en el seno de la clase política y la sociedad civil me han pedido que siga mi misión al servicio de la patria", ha dicho, antes de argumentar que estas "voces" le han trasladado que "no ha decepcionado a la mayoría de la población".

Sin embargo, ha reconocido que "ciertamente, no ha podido llevar a cabo todos los compromisos" que adquirió con la población a lo largo de su periodo en el poder, "ni mucho menos satisfecho todas sus ambiciones, que son grandes".

APUESTA POR UNA CONFERENCIA NACIONAL

El mandatario argelino ha argüido además la necesidad de convocar una conferencia nacional para apuntalar "los progresos obtenidos en la vía del desarrollo económico, social y cultural ante las nuevas exigencias y ambiciones en la sociedad, en particular entre las generaciones jóvenes".

"Los desafíos son aquellos ligados a la consolidación de una sociedad de progreso, justicia e igualdad, políticamente consensuado y socialmente inclusivo y fundamentada sobre una economía competitiva", ha dicho.

Por ello, ha dicho que es en este contexto en el que pidió hace meses un "consenso patriótico y político" para "preservar lo obtenido, defender los intereses superiores y seguir progresando en la unidad y estabilidad".

"Si me honráis con vuestra preciosa confianza el mes de abril, invitaré este año a todas las fuerzas políticas, económicas y sociales del país a una conferencia nacional dedicada a concretar un consenso sobre las reformas y cambios que nuestro país deberá llevar a cabo para llegar más lejos en la construcción de su futuro", ha desvelado.

De esta manera, ha reiterado que "consolidar la confianza de los ciudadanos en las instituciones y dar respuestas más adaptadas a las aspiraciones de los jóvenes" figuran entre sus prioridades para hacer avanzar su plan de país.

Buteflika ha hecho referencia explícita al peligro que supone que los jóvenes no estén integrados en la vida política y puedan quedar en manos de ideologías extremistas o apuesten por abandonar el país, según ha informado la agencia estatal argelina de noticias, APS.

"Es por ello por lo que debemos garantizar una presencia más fuerte de los jóvenes en las instancias ejecutivas y las asambleas electas", ha expresado, antes de defender una "modernización y descentralización" de la administración pública.

Por último, ha prometido seguir trabajando en la lucha contra la corrupción --denunciada cada vez más por parte de sectores de la población-- y "profundizar las reformas estructurales y financieras".

"Pido que todo lo que nos une prevalezca sobre lo que nos diferencia, respetando la pluralidad de visiones. Aspiro a ver una Argelia democrática y pluralista, más unida, con fuerza y eficacia, para progresar aún más en la construcción de su futuro", ha remachado.

LA OPOSICIÓN CONTINÚA DISGREGADA

Ante la nueva candidatura de Buteflika, está por ver cuál será la postura que adopten los partidos de opositor, históricamente disgregados e incapaces de presentar una plataforma común para hacer frente al histórico líder argelino.

Hasta la fecha, el Partido de los Trabajadores (PT), el Frente de Fuerzas Socialistas (FFS) y la Agrupación por la Cultura y la Democracia (RDC) han anunciado ya su intención de boicotear las elecciones.

En la actualidad, el FLN controla 164 de los 480 escaños de la Cámara Baja, mientras que la RND, aliado de Buteflika, cuenta con cien escaños más, dando la mayoría a esta coalición.

En el caso de la Cámara Alta, 129 de los 144 escaños son controlados por el Gobierno --42 de la RND, 40 del FLN y 47 nombrados por el propio Buteflika--, mientras que ocho están en manos de la oposición y siete son independientes.

Contador