Cerca de 200 milicianos de M23 se han refugiado en Uganda y Ruanda y la sociedad civil teme que se reorganicen

Actualizado 17/12/2013 22:02:49 CET

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 200 milicianos del grupo rebelde Movimiento 23 de Marzo (M23) han encontrado refugio en las vecinas Uganda y Ruanda después de haber sido expulsados por el Ejército de la República Democrática del Congo (RDC) de sus últimos reductos en la provincia de Kivu Norte (este), según han informado fuentes militares. La sociedad civil local ha pedido, por ello, que "no se cante victoria" y ha advertido del riesgo de que los combatientes se reorganicen desde los países vecinos.

El Gobierno anunció ayer martes que el M23 había sido expulsado de sus bastiones de Tshanzu y Runyoni y que el conflicto había "terminado". Asimismo, precisó que los rebeldes que no se habían rendido habían huido del país --entre ellos su líder militar, Sultani Makenga--, aunque no pudo precisar si lo habían hecho a Ruanda o a Uganda. Poco después, el líder del M23, Bertrand Bisimwa, anunció "el desarme, la desmovilización y la reintegración" en el Ejército.

El portavoz del Ejército en Kivu Norte, el coronel Olivier Hamuli, ha confirmado este miércoles que, "a causa de los intensos bombardeos y del asalto llevado a cabo por las Fuerzas Armadas", numerosos rebeldes "se dirigieron al Parque Nacional de Virunga, los unos hacia Ruanda y los otros hacia Uganda", según ha informado la edición digital de Radio Okapi, emisora vinculada a la misión de la ONU (MONUSCO).

La derrota del M23 es el resultado de la ofensiva lanzada en las últimas semanas por el Ejército con el apoyo --a última hora-- de la brigada de intervención de la ONU, que había conseguido expulsar a los rebeldes de su último reducto, Bunagana, y arrinconarlos en las colinas de Runyoni, Mbuzi y Tshanzu, próximas a Ruanda y Uganda

Interrogado sobre el balance de la ofensiva, el coronel Hamuli ha afirmado, sin aportar cifras, que entre los muertos figuran varios altos mandos del M23 y ha asegurado que todos los reclutas del grupo rebelde que habían recibido formación militar han sido reintegrados en las Fuerzas Armadas.

"NO CANTEMOS VICTORIA"

Tras la victoria del Ejército sobre el M23, la sociedad civil de Kivu Norte, la coalición de partidos políticos de la oposición de la provincia y el Consejo Provincial de la Juventud han pedido a las Fuerzas Armadas que se mantengan vigilantes, según Radio Okapi.

Al respecto, el presidente de la sociedad civil de Kivu Norte, Thomas D'Aquin Mwiiti, ha advertido de que los combatientes del M23 podrían intentar reorganizarse desde sus refugios en Uganda y Ruanda e incluso reforzarse con "militares del Ejército ruandés", por lo que no se debería "cantar victoria". Asimismo, ha pedido al Gobierno que prosiga su ofensiva contra los otros grupos armados, extranjeros y nacionales, que operan en la zona.