Publicado 23/02/2021 15:11CET

Cerca de 7.000 personas huyen a Sudán desde el oeste de Etiopía por los enfrentamientos intercomunitarios

Archivo - Varias personas hacen cola en una tienda del campo de desplazados de Chagni en Etiopía poco días después de una masacre étnica contra la minoría Ahmara en la región.
Archivo - Varias personas hacen cola en una tienda del campo de desplazados de Chagni en Etiopía poco días después de una masacre étnica contra la minoría Ahmara en la región. - GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 7.000 personas han huido a Sudán desde la región etíope de Benishangul-Gumuz (oeste) a causa de los recientes enfrentamientos intercomunitarios en esta zona del país, según ha afirmado este martes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz del organismo Babar Baloch ha indicado que "las tensiones han sido altas en la zona de Metekel desde 2019, con numerosos informes sobre ataques intercomunitarios", al tiempo que ha lamentado que "la situación se ha deteriorado rápidamente durante los últimos tres meses".

Así, ha recordado que "el Gobierno federal de Etiopía declaró el estado de emergencia en la zona el 21 de enero" y ha resaltado que ACNUR "trabaja de cerca" con las autoridades sudanesas para dar apoyo a los 7.000 refugiados, que se encuentran en el estado sudanés de Nilo Azul.

El portavoz de ACNUR ha detallado que un total de los 3.000 refugiados han sido ya registrados y ha manifestado que se ha dado ayuda a cerca de mil personas en Yabatcher, en la frontera común. "Los refugiados han recibido alimentos, acceso médico, agua, instalaciones de higiene y otra ayuda", ha agregado.

"La mayoría de estos solicitantes de asilo viven junto a la comunidad de acogida sudanesa, que sigue dando la bienvenida a las personas que buscan seguridad. ACNUR y sus socios seguirán incrementando la respuesta para apoyar la respuesta del Gobierno (de Sudán)", ha valorado.

Baloch ha hecho hincapié en que esta nueva oleada de desplazamiento no está relacionada con el conflicto en la región de Tigray (norte), que ha provocado que más de 61.000 etíopes hayan cruzado la frontera con Sudán desde el inicio de las hostilidades en noviembre de 2020.

Benishangul-Gumuz ha sido escenario de un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios durante los últimos meses, incluida una matanza en diciembre en la que cerca de 200 personas fueron masacradas en la localidad de Bulen, según las autoridades locales.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, anunció tras ello el despliegue de fuerzas en la zona de Metekel, donde se encuentra la aldea, tras lo que las autoridades desvelaron la muerte de 42 presuntos implicados en el ataque, a los que describieron como "elementos contrarios a la paz".

El ataque en Bulen tuvo lugar tras otros incidentes de este tipo en la zona, algunos de los cuales han sido achacados al Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF) y a grupos armados supuestamente apoyados desde Tigray, escenario de la citada ofensiva militar por parte de Adís Abeba.

La ofensiva arrancó el 4 de noviembre por orden de Abiy en respuesta a un ataque del TPLF --que entonces gobernaba en Tigray-- contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Contador